Ud. está en: Contenidos > Municipios> Exaltacin de la Cruz> Historia del Municipio

Historia del Municipio

Fecha de Publicación: 25/8/2017

 

Almirante Brown

 

Historia del Municipio

 

 

Las tierras que conforman el partido de Exaltación de la Cruz, hacen su aparición en nuestra historia de la mano de Sebastián Gaboto, explorador español que arribó a la zona en 1527, explorando el río Paraná, y dando nombre a uno de sus brazos el “Paraná de las Palmas”. Tras la refundación de Buenos Aires por don Juan de Garay, se reparten tierras entre los primeros pobladores de la nueva metrópoli, entre ellas algunos lotes correspondientes a la actual Exaltación de la Cruz. A instancias del gobernador Hernandarias arriba la Compañía de Jesús a los pagos de Exaltación de la Cruz, y se funda una estancia que llegó a ser muy productiva y un puerto con su aduana para controlar el estratégico tránsito de mercancías desde Asunción del Paraguay y el Litoral. También se estableció un colegio, el primero de los que se tenga memoria en nuestra provincia.

En 1730, don Francisco Casco de Mendoza, prominente estanciero de la zona, emplaza una capilla familiar a orillas del Arroyo de la Cruz, y el 14 de septiembre de 1735, festividad de la Exaltación de la Cruz, el oratorio es consagrado al culto público y convertido en una vice parroquia por iniciativa del Obispado de Buenos Aires. En torno del oratorio se fue conformando un núcleo poblacional incipiente, a medida que la prosperidad de la zona atraía nuevos propietarios y se avanzaba en la evangelización de la comarca, cumpliendo una orden del rey español Carlos III, que procuraba fomentar el poblamiento urbano y la catequización de sus dominios. Este será el pueblo de Capilla del Señor, destinado a ser la cabecera del futuro partido.

En 1784, se crea el partido de la Cañada de la Cruz, y sus límites coincidían con las fronteras de la parroquia de Capilla del Señor, y tenía acceso al Paraná. El 1 de enero de 1785, don Francisco Remigio Casco de Mendoza, nieto del propietario original del primer oratorio, fue designado como la primera autoridad local. La zona continúo su inexorable expansión a lo largo del agitado siglo XIX y sus habitantes contribuyeron a la causa patriota.

Para 1855, y tras la escisión de Zarate y Campana, el partido adquiere su fisonomía actual y comienza una nueva etapa con la llegada de nuevos y entusiastas pobladores. En 1864, por la ley provincial 422, queda definitivamente establecido el moderno partido. La llegada del ferrocarril a fines de siglo y la red caminera en el siglo XX insuflaron nueva vida a la región que atravesó el túnel del siglo XX con gran sagacidad para proyectar su rica historia en el futuro común de nuestra provincia.