Ud. está en: Noticias > Disean bolsas que en el mar se convierten en agua

Disean bolsas que en el mar se convierten en agua

Se trata de unas bolsas hechas con fibras vegetales de yuca y resina natural. Sirven como abono, son biodegradables y no son txicas


Residuos

Materiales. Se trata de unas bolsas hechas con fibras vegetales de yuca y resina natural

 

El plástico es uno de los elementos más contaminantes del planeta. Su presencia en bolsas en la gran cantidad de basura que hay en los océanos es cada vez más preocupante. El diseño de bolsas que se convierten en agua y comida si están en el mar abre una camino de esperanza para resolver este problema.

Las bolsas fueron creadas por el biólogo indosenio Kevin Kumala, que luego de una década estudiando en Estados Unidos, regresó a su Bali natal y encontró que las paradisíacas playas de su infancia estaban convertidas en montañas de plásticos, que eran arrastrados por el mar.

Kumala decidió buscar una solución. Considerando que ya era "demasiado tarde para cambiar nuestros hábitos", y que la gente deje de utilizar plástico o lo recicle por completo, centró sus esfuerzos en encontrar un reemplazo a este material hecho de petróleo, que provoca la muerte de muchos animales marinos.

Finalmente, encontró lo que buscaba: la yuca, una planta abundante en Indonesia, donde alrededor de 25,2 millones de toneladas se cultivan cada año. Utilizando almidón de yuca, replicó el proceso que se utiliza para fabricar bolsas de petróleo, incluso utilizando las mismas máquinas.

Las bolsas obtenidas con este material resultan similares a la vista y el tacto que las de plástico convencional, y son igual de resistentes, pero la diferencia está en que son biodegradables. Si acaban en el océano, no se convierten en un arma letal para los peces, sino en agua y comida.

Para mostrar que las bolsas son cien por ciento inocuas para el ambiente y para los animales, Kumala grabó un video a sí mismobebiendo una bolsa disuelta en agua caliente.

Otra de las ventajas de las bolsas es que el plástico de almidón de yuca se puede convertir en compost en menos de 100 días, en contraposición a cientos de años que tardan las bolsas normales, y se disuelve en minutos en agua caliente sin toxicidad oral.

El precio de cada bolsa es de cinco céntesimos de dólar, más del doble de lo que costaría una bolsa de plástico normal, pero es mucho más que aporte.

Clarin
Lunes 10 de Julio de 2017

Visite nuestros contenidos de
IMPACTO AMBIENTAL