Ud. está en: Artículos  >  Medio Ambiente - Impactos Ambientales  >  Energa Nuclear  > PIAP, Una Planta donde se alcanza la mxima pureza

Publicado: 29/6/2017

PIAP, Una Planta donde se alcanza la mxima pureza

 

 

Energía Nuclear

 

La construcción de una planta industrial para producir agua pesada permitió dar un paso fundamental para el abastecimiento de las centrales nucleares argentinas, además de ampliar el comercio con otros países del mundo que necesitan este insumo para sus reactores.

Tras años de dedicación e investigación de los técnicos y profesionales de la CNEA, a mediados de la década del ‘70 surgió la posibilidad científica y tecnológica de avanzar en el proyecto de diseño y construcción de una planta piloto denominada Planta Experimental de Agua Pesada (PEAP). Esta instalación, que fue emplazada en la localidad bonaerense de Lima, poseía una capacidad de producción de 3 tn/ año de agua pesada (D2O) y permitió obtener toda la información técnica factible y la experiencia necesaria para diseñar, construir y operar una planta de mayor envergadura.

Para el año 1979 todo parecía encauzarse con la licitación para la provisión de una Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP) con la aceptación de la oferta de Sulzer Brothers Ltd., una firma de origen suizo. Pero hubo demoras en el proceso que llevaron a la ruptura del contrato, sin que la planta fuera realizada.

Ante la necesidad de tomar las riendas del proyecto, el 21 de diciembre de 1989 la CNEA junto a la provincia de Neuquén crean la empresa ENSI S.E. con el claro objetivo de finalizar la construcción de la planta y poder producir y comercializar Agua Pesada Virgen Grado Reactor, insumo utilizado como moderador y refrigerante en los reactores nucleares que utilizan uranio natural como combustible.

Energía Nuclear



El 19 de noviembre de 1992, la CNEA firmó con ENSI dos contratos, uno con el objetivo de terminar la construcción de la planta y el otro para la “Puesta en Marcha y Operación de la Planta Industrial de Agua Pesada”.

Finalmente el 9 de septiembre de 1994 fue la ansiada inauguración y se inició la producción. Desde esa fecha en adelante, se han fabricado más de 1350 toneladas de este elemento nuclear, con una capacidad de producción anual de 200 toneladas de agua pesada grado reactor (99,89% de pureza), con la que se puede abastecer a las tres centrales nucleares argentinas.

Pero además de abastecer al mercado local, el agua pesada producida en la PIAP ganó protagonismo en el mercado internacional y fue embarcada con destino a países como Corea, Estados Unidos, Australia, Suiza, Francia, Alemania y Noruega.

En 1995, a poco tiempo de comenzar su operación, la empresa detectó la necesidad de diversificar su actividad y decidió crear una unidad de negocios denominada Obras y Servicios, orientada a prestar servicios de ingeniería al 25 sector industrial de nuestro país, especialmente a la industria petroquímica, petrolera y gasífera.

En los últimos años, la PIAP se ha encargado de producir agua pesada para encarar la reposición de la central nuclear Embalse y exportar este insumo a Canadá y Corea del Sur. También abasteció a reactores de investigación de otros países. Sin embargo, su mayor logro fue cumplir con la producción de más de 600 toneladas de agua pesada que se requerían para la carga inicial de Atucha II. El insumo fue entregado en etapas sucesivas, completándose la entrega
total en el mes de julio de 2013.


Apostar al futuro


Con un plantel especializado compuesto por 460 técnicos y profesionales, la PIAP apunta actualmente a seguir creciendo a escala productiva y con los máximos estándares de calidad (en la planta se trabaja contemplando las Normas ISO 9001 y bajo los lineamientos de la OHSAS 18001 e ISO 14001).

Tras pasar un largo período de mantenimiento, la PIAP volvió a ponerse en marcha y se prepara para afrontar su principal desafío de los próximos años: abastecer a la Cuarta Central Nuclear Argentina, sobre la que el Gobierno declaró interés para continuar trabajando para la construcción de un reactor del tipo CANDU. Además, de la carga inicial, también se debería producir un stock de 500 toneladas de agua pesada que requerirá la nueva central.

Fuente: Energía Interna


VER ARCHIVO DE ARTCULO