Ud. está en: Contenidos > Seguridad Industrial> Riesgos en Mquinas, Equipos e Instalaciones> Gua de Seguridad para Mquinas del Sector Madera. Parte 2

Gua de Seguridad para Mquinas del Sector Madera. Parte 2

Fecha de Publicación: 6/8/2018

 

Edita y elabora: Foment del Treball Nacional oficinatecnica@foment.com
Con la financiación de: Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales
Con la colaboración de: Institut d’Estudis de la Seguretat (IDES)
Con la participación: Gremi Fusta i Moble de Catalunya
Autores: Bernardo Gutiérrez, Ingeniero técnico industrial Josep Maria Nadal, Ingeniero industrial
Imágenes cedidas por: BARBERÁN- BOSTITCH - FELDER GROUP - HOMAG España - KOMMAD - MAKITA
Código de acción: AT-0143/2015
Maquetación: Anglofort
Reedición de la “Guía de seguridad para máquinas. Sector metal”, correspondiente al código de acción IT-0169/2013 (Acción solicitada y ejecutada por Foment del Treball con la financiación de la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales).
El contenido de esta publicación es responsabilidad exclusiva de la entidad ejecutante y no refleja necesariamente la opinión de la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales.

 

Seguridad e Higiene en el Trabajo

Guía de seguridad para máquinas del sector madera


3.9 Iluminacin

Se puede consultar el Anexo IV del Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, sobre lugares de trabajo, el cual regula su nivel de iluminación, en función de las tareas desarrolladas.

Debe predominar la iluminación natural y se puede complementar con la artificial en caso de que no se garanticen las condiciones adecuadas de visibilidad. En tales casos se debe utilizar preferentemente la iluminación artificial general, complementada a su vez con una iluminación localizada cuando en zonas concretas se requieran niveles de iluminación elevados.

Los niveles mínimos de iluminación de los equipos de trabajo serán los establecidos en la siguiente tabla (Real Decreto 486/1997, Anexo IV):

Zona de ejecución de tareas(*) Nivel mín de iluminación (lux.)
1° Bajas exigencias visuales (pasillos, almacenes, etc.)
100
2° Exigencias visuales moderadas (puestos de carga )
200
3° Exigencias visuales altas (puestos de montaje,
máquinas para madera, máquinas-herramienta)
500
4° Exigencias visuales muy altas (montaje mecánico de
precisión, electrónica, etc.)
1000
(*) El nivel de iluminación se medirá a la altura donde se realice la tarea.

En general se conseguirán estos niveles de iluminación mediante:
a) Una iluminación general (de 100 lux.).
b) La instalación de aparatos locales que proporcionen la iluminación adecuada al tipo de trabajo que se lleve a cabo (ver tabla anterior).

Para obtener una iluminación de 500 lux., basta con una bombilla de 75 W. situada a 40 cm. del objeto a iluminar.

Estos niveles mínimos deberán duplicarse en las zonas donde un error de apreciación visual durante la realización de las tareas pueda suponer un peligro para el trabajador que las ejecuta o para terceros; o si el contraste de luminancias o de color entre el objeto a visualizar y el fondo sobre el que se encuentra, sea muy débil.

La instalación eléctrica relativa al alumbrado no debe originar ningún riesgo eléctrico, ni de incendio, ni de explosión, por lo tanto, antes de dotar a un equipo de trabajo de una instalación de iluminación hay que tener en cuenta el ambiente donde se ubica dicha máquina (debe prestarse atención a lugares húmedos, en los que haya emisión de gases, etc.).

En condiciones húmedas de trabajo, deberán instalarse sistemas de iluminación con una tensión inferior a 50 V.

Además de los niveles mínimos de iluminación de los equipos de trabajo debe tenerse en cuenta:

  • Distribuir uniformemente la luz evitando sombras.
  • Evitar deslumbramientos directos que provengan de la luz solar (mediante parasoles, cortinas, etc.) y de la luz artificial (mediante difusores, entre otros).
  • Evitar deslumbramientos indirectos de superficies reflectantes (mediante superficies mates, por ejemplo).
  • Se recomienda no utilizar lámparas fluorescentes, a fin de evitar los efectos estroboscópicos que pueden llegar a ser peligrosos en ciertas máquinas (taladros o tornos, entre otros).


RD 1215/1997, Anexo 1.1, Apdo. 10:
Las partes de un equipo de trabajo que alcancen temperaturas elevadas o muy bajas debern estar protegidas, cuando corresponda, contra los riesgos de contacto o la proximidad de los trabajadores.

3.10 Temperaturas elevadas o muy bajas

En general, se evitarán contactos con los elementos calientes (o muy fríos) de instalaciones caloríficas (por ejemplo, calderas), instalaciones frigoríficas (por ejemplo, grupos de frío), emisores de calor (por ejemplo, hornos), materiales a alta temperatura que procesen determinadas máquinas (por ejemplo, inyección de plástico), tanto de forma involuntaria (contacto con tubería, emisión de vapor, etc.) como voluntaria (accionamiento de mandos, válvulas, etc.).

Se evitarán los posibles contactos con las piezas mecanizadas calientes o con la temperatura de los refrigerantes.

Hay que tener en cuenta 3 factores:

a) Temperatura: la temperatura de quemadura se considera dentro de unos rangos definidos en la tabla siguiente.
b) Material de la superficie de contacto: si clasificamos en categorías los materiales: metales, cerámicos, vidrios, piedras, plásticos y maderas, los primeros son los que precisan de menos temperatura para que el trabajador pueda sufrir una quemadura.
c) Tiempo de exposición a la quemadura y superficie de contacto del trabajador: las características mencionadas en los apartados siguientes no consideran una superficie >10% de la piel, una superficie >10% de la cabeza ni contactos en zonas vitales del rostro.

Umbrales de temperaturas de quemadura para diferentes tipos de material y tiempos de contacto:

Material
Temperatura °C (0,5 s)
Temperatura °C (4 s)
Metal no revestido
65
60
Cerámica, cristal, piedra
80
70
Plástico
85
75
Madera
115
95
Tiempo de contacto: 0,5 s: accionar un interruptor, presionar interruptor.
4 s: ajuste de un volante, válvula.

Se deben tomar medidas preventivas si la temperatura es superior o igual al umbral de quemadura; estas se decidirán en función del tipo de proceso que se realice prevaleciendo la medida técnica a la organizativa y teniendo en cuenta que habrá casos en que el trabajo con temperatura sea un requisito indispensable:

1. Técnicas:
a) Reducir la temperatura de la superficie.
b) Aislar al agente conductor (calorifugar tuberías, resguardos que apantallen, etc.).

2. Organizativas:
a) Señalización.
b) Formación e información.
c) Equipos de protección individual.
Los elementos que se encuentren a muy baja temperatura (-10°) deberán protegerse, tomando medidas como las indicadas anteriormente y señalizarse con el pictograma correspondiente.

Seguridad e Higiene en el trabajo

 

RD 1215/1997, Anexo 1., Apdo. 11:
«Los dispositivos de alarma del equipo de trabajo deberán ser perceptibles y comprensibles fácilmente y sin ambigüedades».

3.11 Dispositivos de alarma

En los equipos de trabajo, en los que desde el puesto de mando, el operario no pueda visualizar la ausencia de personas en todas las zonas peligrosas accesibles, de la instalación, se instalarán avisos sonoros y/o luminosos antes de cada puesta en marcha de la instalación. En estos casos la secuencia de la puesta en marcha con aviso sonoro será: duración de la señal: 3 s; tiempo de espera: 5 s; tiempo de validación: < 30 s.

Además en las zonas no visibles, desde el puesto de mando de la instalación, deberán instalarse unos paros de emergencia que sean fácilmente accesibles, en caso necesario.

Estos avisos sonoros y/o luminosos puede que no sean eficaces cuando el ruido y el movimiento de grandes masas de material hagan inaudibles o invisibles dichos avisos, por lo que deberán tomarse otras medidas de seguridad.

RD 1215/1997, Anexo 1.1, Apdo. 12:
«Todo equipo de trabajo deberá estar provisto de dispositivos claramente identificables que permitan separarlo de cada una de sus fuentes de energía».

3.12 Separación de las fuentes de energía

En un equipo de trabajo, la separación de las fuentes de energía debe ser identificable y además fácilmente consignable (o bloqueable) para que las operaciones de mantenimiento puedan llevarse a cabo con seguridad.

La separación de la energía eléctrica se obtiene mediante:
a) Un seccionador que corte todos los conductores activos.
b) Un seccionador con contactos de precorte.
c) Un interruptor-seccionador con o sin fusible.
d) Una combinación base-clavija con cable flexible de alimentación para equipos de trabajo con una potencia inferior a 3 kW y una intensidad inferior o igual a 16 A.

La separación de la energía neumática se obtiene mediante:
a) Una válvula manual de corte instalada a la entrada del circuito.
b) Una conexión rápida colocada a la entrada del circuito.
Es muy recomendable que el órgano de accionamiento que separe las fuentes de alimentación de la energía pueda ser bloqueado (mediante un candado, entre otros).

Las intervenciones de los equipos de mantenimiento, para que sean seguras, requieren seguir los siguientes pasos.

  1. Separación de todas y cada una de las energías que alimentan el equipo de trabajo.
  2. Bloqueo de todos los órganos de separación de cualquier energía (excepto en el caso de base-clavija y de las conexiones rápidas, que no requieren su bloqueo).
  3. Disipación de las energías residuales dentro del equipo de trabajo —por ejemplo, descarga de condensadores, eliminación de la presión neumática o hidráulica, puesta a tierra y en cortocircuito de los conductores a partir de 500 V, vaciado de las conducciones que contengan líquidos corrosivos, posicionamiento de la corredera en su PMI (punto muerto inferior) en una prensa, etc.—
  4. Verificación de la ausencia de energía en el equipo de trabajo. La verificación de la ausencia de energía debe considerarse como un trabajo con energía.
  5. Señalización clara del corte de energía y de las zonas donde se está trabajando.

RD 1215/1997, Anexo 1.1, Apdo. 13:
«El equipo de trabajo deberá llevar las advertencias y señalizaciones indispensables para garantizar la seguridad de los trabajadores».

3.13 Advertencias y señalización

En los equipos de trabajo que, a pesar de las medidas de protección adoptadas, presenten algún riesgo residual, este deberá estar claramente señalizado mediante el uso de pictogramas normalizados.

Ejemplos:

  1. En la puerta de los armarios eléctricos, se colocará el pictograma que indique «peligro eléctrico».
  2. Las partes calientes de un equipo de trabajo se señalizarán mediante el pictograma de peligro «alta temperatura».
  3. Las zonas barridas por partes móviles de un equipo de trabajo o por sus cargas se señalizarán marcando el suelo con franjas amarillas y negras.
  4. Cuando al abrir el seccionador eléctrico general, queden componentes con tensión, dichos componentes deberán señalizarse claramente (en algunos países se marcan de color naranja).
  5. Los equipos de trabajo en los que la variación de algunos parámetros de funcionamiento (presión-temperatura-velocidad, etc.) puedan desencadenar algún riesgo, deberán estar equipados con medios que permitan alertar eficazmente a los operarios.

Cuando se utilicen señales luminosas deberán utilizarse los siguientes colores:

VERDE: Normal
AMARILLO: Anomalía/Situación crítica
ROJO: Peligro

La señalización debe efectuarse de acuerdo con el Real Decreto 485/1997, 14 de abril, sobre disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo.

Seguridad e Higiene en el trabajo

 

RD 1215/1997, Anexo 1.1, Apdo. 14:
«Todo equipo de trabajo deberá ser adecuado para proteger a los trabajadores contra los riesgos de incendio, de calentamiento del propio equipo o de emanaciones de gases, polvos, líquidos, vapores u otras sustancias producidas, utilizadas o almacenadas por este.
Los equipos de trabajo que se utilicen en condiciones ambientales climatológicas o industriales agresivas que supongan un riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores, deberán estar acondicionados para el trabajo en dichos ambientes y disponer, en su caso, de sistemas de protección adecuados, tales como cabinas u otros».

3.14 Incendio - condiciones climatológicas

Incendio


El análisis del riesgo de incendio en un equipo de trabajo, comprende:

  • Lista de todos los productos, incluidas las materias primas, que intervienen en el proceso de fabricación, de su inflamabilidad, combustión y carga calorífica.
  • La relación de las posibles fuentes de ignición.

La reducción del riesgo de incendio se obtiene a partir de:

  • Utilización de materiales y productos no combustibles, no inflamables o que presenten una combustión/inflamabilidad reducida (por ejemplo, productos tratados con retardadores de llama).
  • La eliminación o reducción del riesgo de sobrecalentamiento o de producción de chispas, en las fuentes de ignición.
  • Utilización, en el equipo de trabajo, de sistemas integrados de detección y extinción del fuego.

(Ver también el apartado 3.15: «Explosión»)

Condiciones ambientales, climatológicas o industriales agresivas

Los equipos de trabajo que deban funcionar al aire libre (carretillas industriales, máquinas agrícolas, etc.) o en condiciones industriales agresivas (acerías, almacenes de congelación, etc.) deberán disponer de cabinas, donde el operario se encuentre protegido frente a los riesgos externos (altas temperaturas, bajas temperaturas, lluvia, ruido, etc.).

RD 1215/1997, Anexo 1.1, Apdo. 15:
«Todo equipo de trabajo deberá ser adecuado para prevenir el riesgo de explosión, tanto del equipo de trabajo como de las sustancias producidas, utilizadas o almacenadas por este».

3.15 Explosión

Los riesgos de explosión son debidos a las características de los productos procesados y a la clasificación de la zona en que se encuentre ubicado el equipo de trabajo.

Una vez estudiadas las características de los productos, se podrán clasificar las zonas del equipo de trabajo con riesgo de explosión (ver el Real Decreto 400/1996: sobre atmósferas potencialmente explosivas).

Los principales factores de riesgo de una ignición o explosión pueden ser:

  • Las instalaciones térmicas.
  • Las instalaciones eléctricas (arco eléctrico, cortocircuitos, defectos en el conexionado eléctrico, etc.).
  • Los motores de combustión interna.
  • La producción de chispas por impactos entre metales.
  • Las descargas de electricidad estática.
  • Las altas temperaturas debidas a rozamientos entre metales.
  • La manipulación de soldadores o aparatos con llama.
  • Los ultrasonidos.
  • Fumar.
  • Otros.

Es necesario determinar las zonas ATEX y deberán tomarse medidas para reducirlas, por ejemplo, la aspiración. Una vez reducidas, y en función de estos factores, se adoptarán medidas específicas de protección, por ejemplo:

  • Derivación a tierra de la electricidad estática.
  • Utilización de componentes específicos para ATEX.
  • Colocación de pictogramas indicando las actividades prohibidas (fumar, soldar, etc.)

Seguridad e Higiene en el trabajo

 

RD 1215/1997, Anexo 1.1, Apdo. 16:
«Todo equipo de trabajo deberá ser adecuado para proteger a los trabajadores expuestos contra el riesgo de contacto directo o indirecto con la electricidad. En cualquier caso, las partes eléctricas de los equipos de trabajo debern ajustarse a lo dispuesto en la normativa especfica correspondiente.

3.16 Contactos eléctricos

Todos los equipos de trabajo alimentados con energía eléctrica, deben protegerse contra los posibles contactos eléctricos directos e indirectos.

Contacto eléctrico directo:
Contacto de personas con las partes eléctricas activas.

Contacto eléctrico indirecto:
Contacto de personas con partes conductoras accesibles que se han puesto bajo tensión como resultado de un fallo de aislamiento.

Contactos eléctricos directos:
La instalación eléctrica de un equipo de trabajo se encuentra, generalmente, encerrada dentro de un armario eléctrico, excepto en las máquinas portátiles, de pequeño tamaño. La apertura de las puertas de un armario eléctrico solo será posible:

a) Mediante el uso de una llave o herramienta (ni monedas, ni corta-uñas), o
b) Seccionando todas las partes activas situadas dentro de dicho armario, antes de que su apertura sea posible. Se recomienda, en este caso, que el grado de protección de las partes activas, en el interior del armario, sea IP2X o IPXXB.

Las partes activas protegidas por aislamiento (por ejemplo, los cables) deben estar completamente cubiertas por un aislamiento que solo pueda ser separado por destrucción.

Los barnices, lacas, pinturas y productos similares no se consideran aislamientos suficientes.

Contactos eléctricos indirectos:
La protección, en este caso, se llevará a cabo mediante una de las siguientes opciones:
a) Aislamiento por el uso de equipos de clase II: Los equipos de clase II o de doble aislamiento se reconocen por el símboloEste tipo de protección se utiliza casi exclusivamente en equipos de trabajo de pequeño tamaño (taladros portátiles, equipos de ofimática, etc.).

Seguridad e Higiene en el trabajo


b) Protección por separación eléctrica: Mediante la instalación de transformadores separadores, se consigue evitar las tensiones de contacto peligrosas en el circuito que se encuentra aguas abajo del transformador.

c) Protección por la utilización de Muy Baja Tensión de Protección (MBTP): La MBTP se utiliza como protección a las personas contra los contactos eléctricos directos e indirectos. Las tensiones de la MBTP deben ser inferiores a 25 V en corriente alterna y a 60 V en corriente continua (juguetes, entre otros).

d) Por desconexión automática de la alimentación: Es el tipo de protección más utilizado, en general, en los sistemas de distribución TT y consiste en la utilización de interruptores automáticos diferenciales junto a un circuito de protección equipotencial, conectando todas las partes conductoras accesibles.

RD 1215/1997, Anexo 1.1, Apdo. 17:
«Todo equipo de trabajo que entrañe riesgos por ruido, vibraciones o radiaciones deberá disponer de las protecciones o dispositivos adecuados para limitar, en la medida de lo posible, la generación y propagación de estos agentes físicos».

3.17 Ruido, vibraciones y radiaciones

Para poder cuantificar los riesgos producidos por el ruido, las vibraciones o las radiaciones, en general deberán realizarse las mediciones pertinentes.

El resultado de dichas mediciones se comparará con las exigencias establecidas en la legislación específica:

Ruido: Real Decreto 286/2006.
Vibraciones: Real Decreto 1311/2005.
Radiaciones: Real Decreto 486/2010, de 23 de abril, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a radiaciones ópticas artificiales y Real Decreto 783/2001, de 6 de julio, por el que se aprueba el Reglamento sobre protección sanitaria contra radiaciones ionizantes.

Las medidas preventivas a adoptar, en función de las mediciones obtenidas pueden ser:

Ruido:

  • Aislamiento de los focos de ruido mediante cabinas insonorizadas (prensas de alta velocidad, pulidoras, cepilladoras para madera, etc.).
  • Instalación de silenciadores en las salidas de aire a presión.
  • Sistemas de aspiración bien diseñados.

Vibraciones:

  • Apoyo de las máquinas mediante lapas antivibratorias19.
  • Colocación de «silent-blocks» entre componentes.

Radiaciones:

  • Instalación de mamparas con cristales especiales (en las instalaciones de soldadura, entre otros).
  • Utilización de pantallas para soldadores (EPI con marcado CE).
RD 1215/1997, Anexo 1.1, Apdo. 18:
«Los equipos de trabajo para el almacenamiento, trasiego o tratamiento de líquidos corrosivos o a alta temperatura deberán disponer de las protecciones adecuadas para evitar el contacto accidental de los trabajadores con los mismos».

3.18 Líquidos corrosivos o a alta temperatura

En los equipos de trabajo, que utilicen o contengan líquidos corrosivos, deberán respetarse las indicaciones descritas en la «ficha de seguridad» de cada producto.

Asimismo, dichos equipos de trabajo deberán instalarse en locales bien ventilados y prever cubetos para la recogida de posibles fugas accidentales. En estos equipos de trabajo deberá colocarse, en lugares muy visibles, el pictograma de peligro «líquido corrosivo».

Los equipos de trabajo que contengan líquidos a alta temperatura (vapor, fluidos térmicos, etc.) deberán protegerse con el fin de eliminar o reducir los riesgos de quemaduras.

Aunque el texto del Real Decreto 1215/1997 no lo explicite, deberá tenerse en cuenta, de igual modo, la temperatura extremadamente baja, de los líquidos.

Seguridad e Higiene en el trabajo

 

RD 1215/1997, Anexo 1.1, Apdo. 19:
«Las herramientas manuales deberán estar construidas con materiales resistentes y la unión entre sus elementos deberá ser firme, de manera que se eviten las roturas o proyecciones de los mismos. Sus mangos o empuñaduras deberán ser de dimensiones adecuadas, sin bordes agudos ni superficies resbaladizas, y aislantes en caso necesario».

3.19 Herramientas manuales

Aunque la Directiva 89/655 CEE no contemplaba las herramientas manuales, estas lo han sido en el Real Decreto 1215/1997 ya que en general son las grandes olvidadas del apartado de los equipos de trabajo.

Su bajo coste junto a su frecuente utilización, aconsejan realizar una verificación periódica de su estado de conservación y de su idoneidad para la función a la que se destinan y a sustituirlas por otras nuevas cuando estén en mal estado.

Las herramientas son los equipos de trabajo más utilizados en algunos oficios y sobre todo por los operarios de mantenimiento.

En general se presta poca atención a este tipo de equipos de trabajo y actualmente ya existen en el mercado herramientas manuales de diseño ergonómico y adaptadas a cada tarea.

Ejemplos:

  • Herramientas manuales (alicates, destornilladores, etc.) fabricadas con materiales aislantes para ser utilizadas en trabajos eléctricos.
  • Herramientas manuales de nylon para utilizar en espacios con riesgo de incendio o explosión.