Ud. está en: Contenidos > Residuos> Gestin de Residuos> Estudio sobre los circuitos formales e informales de gestin de Residuos de Aparatos Elctricos y Electrnicos en Argentina. Parte 3

Estudio sobre los circuitos formales e informales de gestin de Residuos de Aparatos Elctricos y Electrnicos en Argentina. Parte 3

Fecha de Publicación: 5/8/2016

Autor: Gustavo Fernndez
Protomastro, Licenciado en Ciencias Biolgica de la Universidad de Buenos Aires.
Mster en Ingeniera y Gestin Ambiental de la Universidad Politcnica de Catalua.

2.8 Otros Aparatos electrnicos

Algunos aparatos de consumo masivo ha mostrado un fenomenal creciemiento en las ventas, al a para que sufran proceso de miniaturizacin.

Residuos Electrnicos

Para el presente ao podemos estimar que las Balanzas de Mostrador crecern en alguna medida pero no llegaran a las cantidades del 2004/2005. Las calculadoras se mantendrn en un nivel de cuatro millones siendo el principal problema a solucionar el tema de las pilas regido por una nueva reglamentacin de exigencias muy estrictas. En lo que respecta a computadoras de bolsillo el crecimiento ser importante y lo podemos estimar por arriba del 30 % llegando a las 57/58000 unidades.

En equipamiento para bancos la provisin se mantiene en los niveles de los dos ltimos aos debido a la renovacin nicamente, dado que la unificacin de entidades y el cierre de algunas sucursales no permitir el crecimiento en tal sentido. En Telefona se mantendr la disminucin de unidades fijas y el crecimiento de los telfonos porttiles para el hogar y un nuevo sector que son los comercios y pequeas oficinas. En cuanto a los celulares la demanda se mantendr en las 12.000.000 de unidades para mejorar las prestaciones de equipos que caern en desuso en su gran mayora y un 25%30 % por el crecimiento del parque.

Residuos Electrnicos

2.9 Equipos en desuso IT

Residuos Electrnicos

De lo precedentemente informado y de lo que surge de las distintas tablas de equipamiento en uso y en desuso en el transcurso del ao 2006, surge que 40.184.000 de kilos de materiales no degradables fueron desechados en lugares generalmente inapropiados contaminando los espacios y zonas de influencia.

De todas formas un 20% tendr una disposicin final apropiada dado que grandes y medianas empresas con ISO 9000 y 14000 conocen, contemplan y participan del cumplimiento de las normas en el destino de los desechos contaminantes.

Tambin debemos considerar que otro 20% ingresar al sistema de reciclado y/o remanufacturado en donde un gran porcentaje de los materiales sern comercializados y participarn del circuito EN USO nuevamente.
Finalmente quedan 24.000.000 de kilos que son los que realmente causarn dos durante muchos aos a la condicin de vida y salud de los argentinos y en muchos de los casos, irreversibles.

La perspectiva para el 2007 en relacin a los desechos electrnicos no es muy alentadora debido al crecimiento del parque de equipos nuevos y el reemplazo de los obsoletos que aun esta retrasado por la crisis del 2002/2003. Como se podr apreciar en el cuadro resumen precedente el incremento en unidades estar en el orden del 20% y en lo que respecta a KILOS cerca del 17 %. Para el ao siguiente o sea el 2008 se espera que los porcentuales de incremento este rondando el 12 % dada la desaceleracin en la reposicin de equipos obsoletos.

Asimismo debemos destacar a la Legislatura y al Gobierno de la Ciudad Autnoma de Buenos Aires que ha promulgado dos leyes que promueven el reciclado y remanufacturado, una es la Ley 2178 Tarifaria del 2007 en donde aplica en su Art. 60 Inciso 28) una tasa de I.B. del 1,5 % a las transacciones de productos usados y la Ley 2216 de modificacin al Cdigo de Planeamiento Urbano en donde en su ANEXO I cuadro de usos 5.2.1.b) Industria NAE 3710.0 y 3720.0 incluye el Reciclado de desechos metlicos y desechos no metlicos respectivamente, dando de esta forma un fuerte impulso dentro del mbito de la ciudad a la industria del reciclado y remanufacturado para disminuir significativamente los desperdicios informticos y electrnicos.

3 Los RAEE de las lneas blanca, gris y marrn

En forma general, se agrupan los RAEE de medio o bajo valor de reciclado, que son precisamente los grandes electrodomsticos, televisores, videocaseteras, equipos de audio viejo. Tiene carcasas voluminosas o no, pero se destacan porque usan bsicamente metales ferrosos (chapas de hierro y aceros), latones, plsticos, vidrio, cables de cobre, gomas y resinas. Algunos cuentan con circuitos impresos e integrados, pero son muy pobres.

Esta condicin de alto volumen y peso, de gran parte de stos RAEE, tambin complica las logsticas de recoleccin y acopio. Mover chatarra de heladeras, lavarropas, aspiradoras o aire acondicionados, implica mover altos volmenes para obtener algunos metales base (cobre, nquel del acero, estao, plomo o zinc) que impiden muchas veces que stos negocios sean redituables, en caso de tener que cumplir altas exigencias ambientales de gestin, como ser:

  • destruccin de gases CFC de heladeras y aire acondicionados
  • disposicin de aceites y transformadores (algunos con PCBs)
  • gestin de poliuretanos expandidos y gomas usadas de burletes
  • polvos de extractores de aire o aspiradoras
  • cementos de lavarropas
  • residuos especiales de equipos mdicos o de produccin industrial


Dentro de sta denominacin se incluyen todos los rezagos que cuentan con una relativa presencia de circuitos impresos o integrados, o yendo al punto de vista econmico, presencia de metales base o preciosos. Bsicamente, son rezagos provenientes de:

  • Lnea blanca y grandes electrodomsticos de hogar
  • Lnea marrn, bsicamente la TV
  • Grandes equipos electrnicos y elctrico industriales, como

    Taladradoras
    Sierras
    Mquinas de coser
    Herramientas para tornear, molturar, enarenar, pulir, aserrar, cortar, cizallar, taladrar, perforar, punzar, plegar, encorvar o trabajar la madera, el metal u otros materiales de manera similar
    Herramientas para remachar, clavar o atornillar o para sacar remaches, clavos, tornillos o para aplicaciones similares
    Herramientas para soldar (con o sin aleacin)o para aplicaciones similares
    Herramientas para rociar, esparcir, propagar o aplicar otros tratamientos con sustancias lquidas o gaseosas por otros medios
    Herramientas para cortar csped o para otras labores de jardinera

  • Aparatos mdicos (con excepcin de todos los productos implantados e infectados)

    Aparatos de radioterapia
    Cardiologa
    Dilisis
    Ventiladores pulmonares
    Medicina nuclear
    Aparatos de laboratorio para diagnstico in vitro
    Analizadores
    Congeladores
    Pruebas de fertilizacin
    Otros aparatos para detectar, prevenir, supervisar, tratar o aliviar enfermedades, lesiones o discapacidades

  • Instrumentos de vigilancia y control

    Detector de humos
    Reguladores de calefaccin
    Termostatos
    Aparatos de medicin, pesaje o reglaje para el hogar o como material de laboratorio
    Otros instrumentos de vigilancia y control utilizados en instalaciones industriales (por ejemplo, en paneles de control)


La caracterstica principal de ste subgrupo es que, como se indic, es que conforman rezagos de bajo valor econmico, y en algunos casos, con valor econmico negativo por los costos de desmontaje, recupero de piezas y disposicin final de los residuos especiales y peligrosos.

3.1 Generacin estimada de la lnea marrn y gris en la Argentina

Para poder estimar el volumen esperado de residuos (puede ser desechados o no por sus generadores) de aparatos electrnicos y elctricos, se puede inferir a partir de mtodos tomando las ventas anuales y los ciclos de vida promedios mencionados en el primer captulo. Como son residuos de generacin universal y cada generador, a falta de una normativa especfica en la Argentina, al igual que en el resto de Latinoamrica, los acopian o disponen de la manera ms cmoda o segn oportunidades de re-venta, no se disponen de estadsticas oficiales.

Residuos Electrnicos
Residuos Electrnicos

3.2 Origen y evolucin del mercado de electrodomsticos

En Argentina, el surgimiento de esta industria se remonta a la dcada del 30 y coincidi con la llegada del uso domstico del gas y la baja generalizada de las tarifas elctricas que facilit el acceso de este servicio a la comunidad. No obstante, este proceso cobr verdadero impulso hacia la segunda mitad de los aos 40, con la maduracin del proceso de industrializacin por sustitucin de importaciones.

El caso ms emblemtico de este rubro lo constituy la empresa SIAM (Sociedad Industrial Americana de Maquinarias), que fundada en 1911 por el inmigrante italiano Torcuato Di Tella, que hasta la crisis del 30 tuvo un fuerte crecimiento a partir de negocios vinculados con el poder de regulacin y de compra estatal. Las circunstancias polticas la restauracin conservadora tras el golpe de Uriburu- y el cambio de las condiciones internacionales que afectaron el costo del capital llevaron a esta firma a encarar la fabricacin de nuevos productos.

As, en 1933 desarrollaron las primeras heladeras domsticas y en 1937 salieron a la venta los primeros modelos fabricados bajo licencia Kelvinator de Estados Unidos. En 1940 la empresa produca 8 mil heladeras al ao, en 1948, 11 mil unidades y 10 aos ms tarde llegaba a las 70 mil.

En 1940, un convenio con la compaa norteamericana Westinghouse le permiti acceder a tecnologa de punta adems de ampliar el mercado a lmparas incandescentes, tubos electrnicos, aparatos para radio y lavarropas. En 1946, SIAM comenz su perodo de mayor expansin y mediante un contrato con Electrolux empez a producir heladeras a kerosene -aptas para el campo- y tambin lavarropas.

El proceso de integracin nacional de esta industria fue gradual. Inicialmente slo se montaban en el pas de mecanismos completos importados, para pasar luego a la fabricacin de algunos componentes simples y culminar con la fabricacin total (o casi total) de los componentes.

El auge inicial del sector de artculos para el hogar se produjo en un contexto favorecido por salarios crecientes, difusin de los servicios elctricos, construccin de nuevas viviendas y una mayor participacin social de la mujer. Tal contexto propici la modernizacin de la vivienda, donde la cocina gan importancia dentro de la distribucin del hogar. All se concentraban algunos de los elementos ms costosos de la casa.

Resumiendo, en treinta aos dicha industria haba alcanzado su pleno desarrollo y estaba provista de mquinas y equipos de avanzada. El sector utilizaba el 95% de materia prima de origen nacional, que inclua chapas de metal, maderas y cristales de alta calidad, as como motores y accesorios.

En los ltimos aos, los principales factores de este impulso del sector de electrodomsticos fue:

  • la propia estabilidad de precios que al afianzarse gener un horizonte de previsibilidad necesario para las decisiones de compra de bienes durables de consumo
  • la gradual reaparicin del crdito al consumo
  • la reduccin de las tasas de inters pasivas contracara del abaratamiento del crdito-, que instaron a una sustitucin de ahorro por gasto
  • el abaratamiento relativo de los electrodomsticos vinculado a la apertura comercial-., cuya baja en trminos de la canasta general del IPC

As, la produccin de, tomando como indicador a heladeras, lavarropas y cocinas, alcanz un techo histrico en 1993, con 1,832 millones de aparatos, que no se ha repetido hasta la fecha. Ese ao tambin el consumo aparente toc su techo: 2,6 millones de unidades. Estas cifras dan una idea del peso del consumo atrasado y la virtual fascinacin en los consumidores ante el novedoso escenario de electrodomsticos baratos y disponibilidad de financiamiento razonable.

Todo ste nuevo mercado de abaratamiento y recambio de aparatos, dispar el volumen de rezagos de Aparatos de la lnea blanca, gris y marrn. A sto se le est sumando un cambio en las tendencias tecnolgicas, como:

  • Bsqueda de mayor confort, dado por un entorno ambiental donde se crean entornos tecnolgicos con climas, luces, sonidos y comunicacin ubcua
  • Convergencia de la tecnologa en el hogar digital, donde se transvasan actividades de esparcimiento y trabajo, que anteriormente se hacan fuera del hogar.

La tecnificacin del manejo del clima, los sonidos, las imgenes, las comunicaciones y el trabajo, desde nuestras casas y hogares hacen que cada vez cambie ms el concepto de uso de los aparatos tecnolgicos. Entonces, el uso cambia y con ellos cambian los aparatos. Los home theater cambiaron el concepto de la TV (el cine en la casa, con la mejor imagen y audio); las heladeras con TV; cuadros que son pantallas planas, telfonos con agenda, conexin a internet y telfono; sistemas de regulacin e temperaturas y aromas de hogares y oficinas; hacen que el consumidor, privado o corporativo siempre est buscando recambiar sus dispositivos y equipos, desechando lo viejo u obsoleto.


3.3 Los impulsores del consumo de electrodomsticos

En la Argentina, al igual que en otros pases de Latinoamrica como Brasil o Mxico, la produccin y el mercado interno de estos bienes present una evolucin similar a la mejora de las economas emergentes de la Regin. Diversos estudios demuestran una demanda insatisfecha del ciudadano medio por adoptar y comprar nuevas tecnologas o aparatos. Todo ste esquema se contrapone a la falta de sistematizacin de los procesos de recoleccin y retiro del scrap que ste recambio tecnolgico y expansin de la demanda de consumo.

En 2003 continu una acelerada tendencia ascendente del mercado de grandes electrodomsticos. En los primeros 9 meses de ese ao el consumo aparente se expandi 147% respecto del mismo perodo de 2002. La produccin lo hizo a un ritmo del 71%, mientras que las importaciones recuperaron terreno creciendo 470%. La evolucin especfica de los aparatos elctricos (lavadoras y heladeras) fue muy similar a la sealada para el grupo de grandes electrodomsticos durante 2002.

Sin embargo, con la recuperacin de la demanda, las producciones respectivas seguiran trayectorias diferentes. Mientras que la produccin de lavadoras sigui el ascenso de la demanda, en refrigeradores se observ un retroceso paralelo al avance importador. Por lo general, los pases del Mercosur van dividiendo el trabajo, y cada uno logra una especializacin en funcin de tradiciones el mercado, capacidad tcnicas o la simple arbitrariedad de los inversores internacionales que eligen, en funcin de variables econmicas y financieras dnde instalarse.

En sintona con lo que sucede en numerosos sectores productivos, en el de lnea blanca no existe una correspondencia entre origen del capital y origen del producto. Los grandes jugadores mundiales localizan geogrficamente sus plantas segn un esquema global de provisin de mercados, con internacionalizacin de la produccin. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en Brasil, en la Argentina las empresas transnacionales no tienen fbricas instaladas, sino slo filiales comerciales, que importan, en buena medida segn se ha visto- desde este pas vecino.

De este modo, mientras que los productos importados son fabricados mayormente desde Brasil, las empresas que los producen son de capitales de origen diverso (Alemania, Suecia, EEUU, Italia, Chile, etc). En contraposicin, las empresas que tienen produccin radicada en el pas son de capital nacional, con algunas excepciones que se detallarn ms adelante. En general se especializan en un tipo de artefacto, es decir que, salvo excepciones, no existe diversificacin productiva y entran en el rango de pequea y mediana empresa (pyme).

Entre ellas, slo algunas estn en condiciones de competir en trminos de productividad, competitividad y logstica comercial con las multinacionales. Entre ellas se destacan: Alladio -que produce lavarropas (marcas Drean, Patriot y otras para terceros)-, Autosal y Frimetal (de capitales chilenos) que fabrican heladeras marcas Columbia y Koh-i-noor y Gafa, respectivamente. Frimetal y Mc Lean son las nicas firmas de capital forneo (chileno y mexicano, respectivamente) que tienen fbrica en el pas (Santa Fe, una y San Luis, la otra).

Las grandes empresas multinacionales como Whirlpool, BSH y Electrolux no tienen produccin local al menos por cuenta propia- y operan en el pas a travs de filiales comercializadoras que importan principalmente desde Brasil. General Electric, otra de world class del sector, comercializa sus productos a travs de la firma mexicana Mc Lean, quien adems de importar artefactos de esta marca fabrica en el pas heladeras marca Patrick Fagor y Saccol.

a Heladeras: Actualmente, seis firmas controlan el 90% del mercado, de las cuales dos producen localmente (Autosal y Frimetal), tres importan (Whirlpool, BSH y Electrolux) y la sexta es Mc Lean que, como se seal, integra su oferta con un modelo hecho en San Luis y los restantes trados desde Brasil y Mxico. Dentro de este rubro se pueden diferenciar tres clases de productos:

a) Heladeras de un fro, donde hay una mayor participacin de los fabricantes locales como Autosal y Frimetal (con plantas en San Luis y Santa Fe, respectivamente) y, en menor medida, de Neba (Catamarca) y Briket (Santa Fe). Esta ltimas tienen una mayor insercin en las regiones del centro y norte del pas. Cabe mencionar que en este segmento, la firma Mc Lean est importando lo que antes produca en el pas.

b) Heladeras de dos fros, en el cual prevalecen los aparatos importados (Whirlpool, BSH y Electrolux) y en el que tambin Mc Lean participa con produccin local.

c) Heladeras no frost, mercado que se reparte casi exclusivamente entre las trasnacionales Whirlpool y BSH, con oferta importada.

Esta caracterizacin permite dar cuenta que a mayor complejidad tecnolgica del producto, los artefactos importados cobran mayor participacin de mercado. Esta situacin actual contrasta con la de principios de los 90, cuando las marcas (empresas) ms importantes eran Patrick (Mc Lean), Whirlpool y Aurora, que se llevaban el 40% del mercado. Luego, con una menor participacin, las seguan Columbia (Autosal), Peabody (Helametal-Philco), Gafa (Frimetal), Conventry (Adzen) y Kenia.

De tal modo se evidencia que diez aos atrs haba ms empresas nacionales que multinacionales en el mercado, con mayor peso de la industria nacional. Tras el achicamiento de este mercado, desaparecieron algunos fabricantes locales como Adzen, Helametal, Aurora y Kenia, pero eso no implic la desaparicin de sus marca.

Ellas fueron adquiridas por otras empresas o cadenas comerciales, como estrategia de insercin en el mercado.

Residuos Electrnicos

Lo importante a la hora de entender el origen de la empresas que comercializan los grandes electrodomsticos, en referencia con la recoleccin, valorizacin, reciclado y disposicin final de los RAEE, es comprender las cadenas manufacturadoras, ensambladoras y comercializadoras. Sin la firme voluntad de las mismas en participara de "la cuna a la tumba" de la minimizacin de impactos ambientales de los aparatos elctricos y electrnicos, no se lograrn cambios sustantivos en los objetivos de gestin sustentable de los RAEE

Es por esto que las Directiva RAEE (Residuos de Aparatos Elctricos y Electrnicos) y la RoHS (Restriction of Hazardous Substances) de la Unin Europea apuntan a involucrar a lo largo de todo el ciclo de vida til de lo aparatos tecnolgicos a fin de considerar desde las materias primas usadas y la sustitucin de compuestos contaminantes, hasta fijar objetivos de reciclado, hasta alcanzar un 70 % en volumen sobre las ventas anuales realizada.


El caso de los Lavarropas: ventas concentradas en pocas empresas


El negocio de las heladeras, en la Argentina est concentrado en cuatro empresas controlan el 90% de este mercado, de las cuales una es fabricante (J.M. Alladio) y el resto, son las filiales comercializadoras de: Whirlpool, BSH y Electrolux. Al igual que en el caso de heladeras las tres multinacionales importan sus productos desde sus plantas en Brasil.

La marca lder es la nacional Drean que se lleva entre el 35 y 40% del total de ventas. Fue comprada por J.M. Alladio e Hijos en 1995, quienes producen adems otras, tanto propias (Patriot o Marvi) como para terceros (Diplomatic, Panoramic, Sigma, Coventry, Avion, etc). Adicionalmente, esta firma adquiri en 2003 la marca Aurora, con la que prev lanzar al mercado algunos modelos de lavarropas automticos y de cocinas a gas. Finalmente, este ao empez a fabricar lavarropas para Whirlpool en sus modelos automticos de carga frontal.

El resto del mercado se reparte entre las empresas extranjeras: Whirlpool, que controla alrededor del 20%, mediante la comercializacin de las marcas Whirlpool, Eslabn de Lujo (marca argentina tpica que actualmente se fabrica en Brasil) y Cnsul; Electrolux se lleva una porcin similar y finalmente Bosch tiene una participacin de casi el 10%.

En lo que respecta a este tipo de producto, tambin se puede establecer una diferenciacin entre automticos y semiautomticos. Entre estos ltimos la nica oferta que existe es la nacional. En cuanto a los automticos, adems de Alladio, el otro fabricante local importante es Longvie, que produce lavarropas con las marcas Longvie y Kenia.

Hace una dcada, este mercado era abastecido mayormente por Aurora y Whirlpool (ambos concentraban el 70%) y, en menor medida, por Coventry, Kenia y Columbia.

Al igual que en el caso de las heladeras, las empresas ms importantes eran nacionales, con excepcin de Whirlpool, y todas ellas tenan sus plantas localizadas en el pas.

Residuos Electrnicos

Los cambios polticos y econmicos que se sucedieron en los ltimos quince aos en la Argentina impactaron fuertemente en la industria de lnea blanca. El paso por el rgimen de Convertibilidad y por la crisis que desencaden su final ha sido muy poco propicio para esta industria de bienes de consumo durable, que no obstantemantuvo un segmento que demostr capacidad de adaptacin y supervivencia.

Este sector presenta dificultades tanto de orden coyuntural como estructural. Debe recordarse que por su naturaleza esta industria presenta dos caractersticas que dan lugar a cierta vulnerabilidad en pases en desarrollo, caracterizados como Argentinapor una alta volatilidad macroeconmica. En primer lugar, la elasticidad-ingreso de su demanda es elevada, con lo cual su suerte est fuertemente atada al ciclo econmico, creciendo ms que el conjunto de la economa en las fases ascendentes y cayendo ms que el mismo en las recesiones. En segundo trmino, su demanda tambin resulta crticamente dependiente del crdito.

A lo largo de este informe se ilustraron los distintos momentos por los que atraves esta industria en los 90. En sus inicios, la apertura comercial y la reaparicin del crdito impulsaron el consumo y la produccin. Posiblemente esta rama haya estado entre las ms favorecidas con aquel escenario de estabilidad de precios, abaratamiento de los transables y reduccin del costo del financiamiento. No obstante, la contracara de este contexto fue un creciente peso de los artefactos importados, fruto del paulatino atraso cambiario, aunque tambin de la baja competitividad de un sector signado histricamente por un alto grado de proteccin frente a la competencia extranjera.

4 Marco normativo

En la Argentina, la Ley Nacional N 24.051 de Residuos Peligrosos, incorpor los lineamientos de la Convencin de Basilea, y expresa, en el Artculo N 2; - "Ser considerado peligroso, a los efectos de esta ley, todo residuo que pueda causar dao, directa o indirectamente, a seres vivos o contaminar el suelo, el agua, la atmsfera o el ambiente en general". La Convencin de Basilea involucra los siguientes tipos de residuos:

  • Los llamados "desechos peligrosos"
  • Los llamados "otros desechos que son residuos domiciliarios o las cenizas de los mismos luego de su incineracin.

Cuando estamos frente a desechos peligrosos en el marco del Convenio de Basilea?

Por ende, para la normativa internacional de Desechos Peligrosos, lo relevante es el estado y las concentraciones o niveles de corrientes de contaminacin presentes en la chatarra IT; y por impacto de ellos en la salud o el ambiente. En la bibliografa estn bien descriptos los impactos de los metales pesados, los PCB, los compuestos bromados o fosforados, por ello ac nos limitaremos a citar dnde se encuentran y no a describir sus impactos sanitarios o ambientales.

Los Circuitos Impresos y Circuitos Integrados: que fueron asignados en el Anexo VIII de la Convencin de Basilea, entrada A 1180, como Montajes elctricos y electrnicos de desecho o restos de stos1 que contengan componentes como acumuladores y otras bateras incluidos en la lista A, interruptores de mercurio, vidrios de tubos de rayos catdicos y otros vidrios activados y capacitadores de PCB, o contaminados con constituyentes del anexo I (por ejemplo, cadmio, mercurio, plomo, bifenilo policlorado) en tal grado que posean alguna de las caractersticas del anexo III (vase la entrada correspondiente en la lista B B1110)2"

- La misma Convencin excluye de su regulacin a la entrada B1110 Montajes elctricos y electrnicos. Estos es, montajes electrnicos que consistan slo en metales o aleaciones. Desechos o chatarra de montajes elctricos o electrnicos3 (incluidos los circuitos impresos) que no contengan componentes tales como acumuladores y otras bateras incluidas en la lista A, interruptores de mercurio, vidrio procedente de tubos de rayos catdicos u otros vidrios activados ni condensadores de PCB, o no estn contaminados con elementos del anexo I (por ejemplo, cadmio, mercurio, plomo, bifenilo policlorado) o de los que esos componentes se hayan extrado hasta el punto de que no muestren ninguna de las caractersticas enumeradas en el anexo III (vase el apartado correspondiente de la lista A A1180). Montajes elctricos o electrnicos (incluidos los circuitos impresos, componentes electrnicos y cables) destinados a una reutilizacin directa4, y no al reciclado o a la eliminacin final5

Adems, los miles de sustancias, aleaciones, vidrios activados o plsticos descartados como residuos del uso o consumo de las TI pueden contener los siguientes tipos de corrientes de sustancias peligrosas (cada grupo definido con una Y):

  • Y20 Berilio, compuestos de Berilio, consistentes slo en metales o aleaciones
  • Y21, Compuestos de Cromo Hexavalente,
  • Y22 Cobre, compuestos de Cobre,
  • Y24, Arsnico, compuestos de Arsnico,
  • Y25 Selenio, compuesto de Selenio,
  • Y27 Antimonio, compuestos de Antimonio,
  • Y29 Mecurio, compuestos de Mercurio,
  • Y31 Plomo, compuestos de Plomo.

Por ejemplo, ms del 90% de las pilas recargables tienen cadmio (Y 26) y/o plomo (Y31). Las bateras de Nquel-Cadmio, que estn asignadas en el Anexo VIII, entrada A 1170 como residuos de bateras en desuso. Tambin se usa plomo en soldaduras de las plaquetas, en las lmparas y en tubos de rayos catdicos (CRT: cathode ray tubes), junto al fsforo.

Tambin son peligrosos los cilindros o tambores de selenio (Y25); el mercurio (Y29) est presente en las pilas y censores de posicin, con una pequea contribucin por parte de los rels y tubos fluorescentes; as como pantallas de LCD; el cromo hexavalente (Y21) utilizado como inhibidor de corrosin en el sistema de refrigeracin de los refrigeradores por absorcin; el material ptico que contiene indio, galio, arseniuros y cadmio.

En cierta manear, la chatarra electrnica puede ser vista como una mina o fuente de recursos. Si los expertos en informtica o telecomunicaciones han inventaron y desarrollaron productos que tienen cantidades de cobre, estao, nquel u oro, es sencillamente porque esos elementos confieren o aportan cualidades o especificaciones tecnolgicas determinadas. Las tecnologas IT son el resultado de una perfecta combinacin de conocimiento y manejo de propiedades matemticas, fsicas, diseo, economa, ergonoma, teora de sistemas y la qumica.

Los RAEEs han merecido en gran parte del Derecho comparado un tratamiento especfico a fin de lograr una gestin racional luego de terminada su vida til. Surge de la lectura de diversa normativa internacional6 que la poltica comn en materia de gestin de ste tipo de residuos se centra en la disminucin de sustancias peligrosas en la etapa de diseo y fabricacin y en el fomento de su reutilizacin, valorizacin y reciclado durante su vida til y durante su etapa de descarte. Tal poltica pretende diferir y disminuir la eliminacin y disposicin final de stos residuos.

Las polticas de fomento implementadas en otros ordenamientos en cuanto a la gestin post consumo dada la generacin universal o domiciliaria de stos residuos - pretenden facilitar los canales de recoleccin, transporte, acopio, reciclado y disposicin final de stos residuos atendiendo principalmente a cuestiones pragmticas que tipifican adecuadamente a sta actividad, estableciendo porcentuales de reciclado y reutilizacin conforme al peso y distinguiendo categoras de residuos.

Sintticamente podemos expresar que la legislacin argentina adolece an de un sistema de gestin para residuos provenientes de aparatos elctricos y electrnicos, en general, y RAEE, en particular, pero lo que resulta ms preocupante es que no se cuenta a la fecha con un sistema de gestin racional para casi la totalidad de residuos domsticos con caractersticas de peligrosidad tales como: Pilas y bateras, luminarias, telefona celular, neumticos en desuso, aceites usados, envases de biocidas, etc.

Sera recomendable en una primera etapa, la incorporacin de instrumentos econmicos dentro de la regulacin, que favorezcan e incentiven este tipo de prcticas hasta llegar al estadio ptimo en que el sistema se consolide. La aplicacin dogmtica de normativa nacional o provincial vigentes, relativas a residuos peligrosos o txicos, podra no ajustarse al dinamismo que requiere una gestin para ste tipo de residuos los cuales no fueron previstos por las mismas - y que podran encuadrarse en un esquema que permita cumplir con los objetivos ltimos de estas leyes sin desnaturalizarlas en absoluto.

Empresas argentina como Silkers SA, Botrade SA, Dalafer SA y Scrapex SRL vienen trabajando con las Autoridades Ambientales Argentinas para dar herramientas slidas para le implementacin de un sistema que contemple la gestin y valorizacin de la etapa post consumo conforme a nuestra realidad - normativa y de implementacin - que, consideramos, podr constituirse en aporte valioso para las autoridades administrativas encargadas de la tutela ambiental, evitando as que una inadecuada disposicin de los mismos genere los riesgos de transferencia al ambiente y a la salud de sustancias peligrosas que se dan hoy en da.

Considerar al Aparato o Dispositivo Informtico y de Telecomunicaciones usado como un residuo especial o peligroso impedira su recoleccin selectiva porque en el pas cada ciudadano pasara a convertirse en un generador de residuos peligrosos (pasando a tener que controlar las Autoridades de Aplicacin a decenas de millones de generadores, lo cual sera imposible de concretar).

En tal sentido, resulta imperioso determinar el momento, proceso o estado de los RAEE a partir del cual deben ser gestionados como Residuos Peligrosos. Siguiendo la ms reciente normativa de la UE, los EE.UU. y del MERCOSUR, los RAEE sern residuos peligrosos a partir de su desmontaje y el desensamblaje de sus piezas, separando todos aquellos componentes o piezas que son asimilables a residuos domsticos de las corrientes o constituyentes peligrosos, y enumerados con gran precisin en los Anexo I, VIII y IX de la Convencin de Basilea.


4.1 Recoleccin y transporte de los aparatos elctricos y electrnicos

La llamada responsabilidad post consumo aplicada a determinados residuos (en ste caso RAEEs) promueve o exige segn el ordenamiento que se analice la realizacin de determinadas conductas a distintos sujetos involucrados en su gestin (fabricante, usuario, Municipio, Organismos Ambientales, sector privado afectado al tratamiento o valorizacin del residuo) de tal forma de obtener efectivos resultados en la gestin de los mismos. La eleccin de procesos voluntarios u obligatorios estar condicionada, en gran medida, al criterio que ms se adecue a la idiosincrasia, concientizacin o factibilidad de cumplimiento que cada sociedad considere para s como ms conveniente.

La etapa de la recoleccin / entrega del aparato elctrico y electrnico a un Operador se constituye como el primer paso para una adecuada gestin del residuo. En ella intervienen necesariamente el generador domstico o domiciliario (individuos o empresas) y quien resulte receptor ya sea mediante una recoleccin puerta a puerta y diferenciada o mediante la afectacin de sitios receptores para ste tipo de residuos.

En muchos casos resultan ser los Municipios quienes asumen la tarea de recoleccin o afectacin de un lugar para la recepcin de stos residuos que deben gestionarse. Las modalidades aplicadas son muy variadas y, en general, requieren de una interaccin entre el sector pblico y privado.

El sistema europeo es ms proclive a la recoleccin puerta a puerta y fomenta figuras asociativas del sector privado para que realicen sta tarea. En cambio, el sistema estadounidense que registra, asimismo, diferencias segn el estado de que se trate fomenta la responsabilidad del usuario afectando das y lugares para la entrega de stos residuos7 y el financiamiento del costo del reciclado y del tratamiento recibe, segn la regulacin de cada estado, mayor o menor flujo pblico.

En nuestro medio local, la disposicin de la basura domiciliaria se financia mediante tasas municipales y los residuos universales con caractersticas de peligrosidad no tienen normativa especfica. Debe mencionarse, que algunas jurisdicciones estipulan un da para la recoleccin de electrodomsticos fuera de uso, los cuales son recogidos de la va pblica an sin contar con una gestin diferenciada que permita su reciclado o valorizacin como previo a su disposicin.

La recoleccin diferenciada para su valorizacin se impone como impostergable en nuestro medio e, independientemente de la modalidad que se adopte para el financiamiento de la recoleccin y transporte de los aparatos elctricos y electrnicos, la disposicin de los mismos no debe tener el mismo destino que aquellos residuos sin
caractersticas de peligrosidad.

Tanto los Estados Unidos como Europa han distinguido claramente que estos residuos no pueden ser gestionados como los domiciliarios sin peligrosidad pero tampoco puede asimilrselos a los residuos peligrosos de origen industrial. La etapa de recoleccin y entrega de aparatos elctricos y electrnicos fuera de uso se realiza en Estados Unidos sin ningn recaudo ms que la diligencia del usuario individual que transporta a su coste - mediante automvil particular o contratado - el aparato a centros de acopio en donde se seleccionan y caracterizan para su posterior desguace, reciclado o disposicin. Por tanto el transporte en sta etapa no requiere de recaudo alguno para el usuario. Ms an, la legislacin norteamericana slo exige inscripcin a los generadores de ms de 100 kilogramos de residuos peligrosos por mes, quedando aquellos que generan menos, exceptuados de regulacin. Distingue as, entre pequeos y grandes generadores y aquellos que se encuentran exceptuados.

La Environmental Protection Agency (en adelante EPA) permite que, bajo figuras asociativas, los diferentes estados y Municipios deleguen en empresas privadas la gestin de stos residuos considerando la generacin (para el cmputo de los 100 kg. mencionados) al momento del desguace y clasificacin de los mismos. Slo exigen a stos prestadores de servicio que el acopio no supere los 1000 kilogramos de residuos peligrosos en ningn momento. Entiende la EPA que la generacin del residuo peligroso se produce a partir de la identificacin que realiza el acopiador de residuos peligrosos o prestatario del servicio8.

En Europa existen diferentes modalidades de asignacin de responsabilidades pero quienes hacen la recoleccin y transporte de stos aparatos en desuso no son obligados a cumplir con la normativa de residuos peligrosos o industriales para sta etapa del proceso.


4.2 Almacenamiento temporario

Tanto las acciones destinadas a la eliminacin como a la recuperacin de residuos conllevan mayoritariamente de un acopio o almacenamiento de los mismos por un tiempo determinado. La ley N 24.051 a travs de su normativa complementaria entiende a ste almacenamiento como una operacin, pasible de ser inscripta como integrante del Anexo I del Decreto N 831/93, siempre que se trate de un almacenamiento previo a cualquier operacin de disposicin final (incineracin, disposicin en un relleno de seguridad, tratamiento fsico-qumico y disposicin en relleno sanitario).

Si bien la actividad de almacenamiento resulta sustancialmente diferente a las operaciones de tratamiento y disposicin final previstas por la Ley nacional, igualmente le caben las obligaciones tales como la de "inscribirse por ante el Registro Nacional de Generadores y Operadores de Residuos Peligrosos en carcter de Operador por Almacenamiento y llevar un registro de operaciones especficas al almacenamiento del residuo peligroso conforme solicite la Autoridad de Aplicacin. Tener un plan de contingencias e informar a la autoridad de aplicacin cualquier cambio sustancial en dicha actividad con relevancia ambiental. Adecuarse a las condiciones de almacenamiento respecto de cantidades por tiempo determinado que exija la Autoridad de Aplicacin.

Debe destacarse que la figura mencionada se solicita, mayoritariamente, cuando la actividad exclusiva resulta ser el almacenamiento de residuos o cuando se opera un centro de despacho que requiere almacenamiento temporario. Cuando quien realiza el almacenamiento resulta, adems, tratador o reciclador de esas corrientes residuales en el mismo predio, la figura de operador por almacenamiento queda subsumida bajo la figura del operador y los requerimientos tcnicos de la autoridad de aplicacin se ordenan a fiscalizar las dos actividades.


4.3 Desmontaje, desensamblaje y valorizacin de piezas y materiales


La operatoria de desmontaje, desensamblaje y clasificacin de materiales para su valorizacin, reciclado o eliminacin requiere una caracterizacin efectiva a fin de determinar cual es el alcance de la operacin bajo el marco regulatorio vigente.

Resulta importante destacar que la mayora de las piezas de los RAEE (circuitos impresos, conectores, discos duros, etc.) no sufren transformacin alguna ni fsica ni qumica al momento de culminar su ciclo de vida til (salvo pilas, bateras o cartuchos), siendo prcticamente idnticos en composicin y funciones a las piezas originales. La mayora de las piezas que devienen en RAEE, y que son desechados por los ciudadanos, gobiernos o empresas son descartados por obsoletas o por recambio tecnolgico, an cuando son funcionales.

La operatoria de Silkers SA y e-Scrap consiste en el desmontaje y desensamblaje manual de los aparatos elctricos y electrnicos, la clasificacin de los mismos y la gestin ambientalmente adecuada de aquellos materiales con destino a reciclado, refinado de metales presentes en el RAEE y con destino a eliminacin. Resulta en el proceso inverso del montaje o ensamblaje (tambin denominado "demanufactura") de piezas cuya mayora no fueran manufacturadas en el pas (circuitos impresos, circuitos integrados, transistores, capacitores, conectores, etc.), salvo estructuras externas de gabinetes y algunas piezas.

En ningn caso se realizan operaciones que transformen o modifiquen la composicin de los residuos ingresados limitndose la operacin a un despiece o desmontaje manual que podra asimilarse a las tareas de manipulacin en los trminos de la Ley N 24.051. Luego de clasificados los materiales se procede a la valorizacin de los mismos, agrupndolos por constituyentes o presencia de metales base.

A partir de la valorizacin de los RAEE y en funcin de la demanda del mercado se procede a la comercializacin a los siguientes operadores locales o mundiales:

  1. Empresas de Refinado o Reciclado de Metales: Estos operadores compran plaquetas, circuitos integrados, memorias, chip-sets, conectores, contactos, etc; o dems piezas que puedan contener metales tales como cobre de alto grado, estao, nquel, oro, plata, platino, germanio, paladio, etc. Estos refinadores recuperan metales de medio a alto valor econmico a partir de la combustin piroltica y refinado de metales (sistema de arco plasma para residuos electrnicos o industriales con temperatura superiores a 3000 C) cuya tecnologa no se aplica en Argentina para el tratamiento de residuos.
  2. Recicladores de Plsticos, Vidrio y Fundiciones de Metales: Estas empresas compran por tonelada o kilos, fardos de plsticos (ABS, Alto Impacto, Polietileno, etc.), cables de cobre y PVC; vidrios de monitores limpios de fsforo, fardos de acero, latn, aluminio, etc. de la estructuras de servidores, centrales telefnicas, carcasas de CPUs o monitores, etc.

En todo caso, el circuito de Operacin dentro del Marco de Residuos Peligrosos y conformacin del Manifiesto - en los trminos de la Ley N 24.051 - comienza luego del desmontaje, separacin, clasificacin e identificacin de las corrientes peligrosas, cuyo destino deber determinarse a los fines de fiscalizar la trazabilidad del mismo, sea dentro del pas o su exportacin a terceros pases para su refinado o reciclado.

A fin de cuenta, un RAEE obsoleto o daado vale, lo que vale su qumica, o el conjunto de sustancias que lo compone, y por la eficiencia que se logre en el reciclado. Un cartonero o chatarrero puede saber o ver que una plaqueta de un audio o un mother tienen oro y plata; pero no cuentan con la escala y capacidad tecnolgica para recuperar esos microgramos por kilo presenten en ese residuos, y volverlos a vender al mercado. La siguiente tabla indica la composicin de una PC y un monitor de 14 pulgadas, pesando entre ambos 27 kg.

Residuos Electrnicos

Fuente: Microelectronics and Computer Technology Corporation (MCC). 1998.
Electronics Industry Environmental Roadmap. Austin, TX: (MCC).

Ahora, considerando una eficiencia del 100 % y tomando el valor de mercado de la Bolsa de Metales de Londres (LME), para la fecha de redaccin del presente artculo, se pueden destacar cules son aquellos metales que justifican el proceso de valorizacin.

Si bien, el oro o el platino, cuentan con apenas unos gramos por tonelada, o partes por milln, su valor de mercado y la eficiencia en el reciclado de los mismos, hacen que la operacin de recoleccin, transporte, clasificacin, valorizacin, exportacin a refineras y reciclado tengan sentido.

Residuos Electrnicos

Si bien estas cifras son impactantes, para muchas sociedades de Amrica latina resulta ms simple enterrar stos residuos que impulsar complejos procesos de reciclado; mientras que en pases como Japn, EEUU o Europa financian econmicamente stos procesos. Se podra sintetizar en que:

  1. La logstica inversa, esto es, la recoleccin, transporte, acopio y acondicionamiento de los RAEE previo a su reciclado resulta sumamente compleja y onerosa, ya que se "mueve" una chatarra que vale menos del 5 % que el aparto nuevo. Adems, para algunas piezas o sustancias requiere de costos transportes especiales de sustancias o residuos peligrosos.
  2. El manejo de la fraccin del 5 % de residuos peligrosos de los RAEE es muy costosa (U$ 1.000 la tonelada), adems de requerir procedimientos y procesos especiales.
  3. La valorizacin de los monitores/TV es altamente compleja para cumplir con estndares ambientales y de seguridad e higiene laboral.
  4. El costo de la exportacin, movimiento transfronterizo y cobro por el refinado de metales en el exterior requiere de alta escala y recursos para pre-financiar la exportacin.
  5. El mercado de la chatarra metlica, vidrio y plsticos requiere de conocimiento y presencia en el sector para lograr precios internos que permitan hacer caja para costos fijos.


    1 En esta entrada no se incluyen restos de montajes de generacin de energa elctrica.

2 El nivel de concentracin de los bifenilos policlorados de 50 mg/kg o ms.

3 Este apartado no incluye la chatarra resultante de la generacin de energa elctrica.

4 Pueden considerarse como reutilizacin la reparacin, la reconstruccin o el perfeccionamiento, pero no un nuevo montaje importante.

5 En algunos pases estos materiales destinados a la reutilizacin directa no se consideran desechos.

6 Citar normativa brasilera, norteamericana y europea

7 Para mayor informacin sobre las modalidades de sta recoleccin, ver la pgina electrnica www.eqonline.com

8 Ver para ms detalle la pgina www.epa.gov/epaoswer/osw/gen_trans/