Ud. está en: Contenidos > Seguridad Industrial> Riesgos Elctricos> Proteccin de edificios y estructuras de las descargas elctricas atmosfricas. Parte 2

Proteccin de edificios y estructuras de las descargas elctricas atmosfricas. Parte 2

Fecha de Publicación: 13/2/2015

Partes metlicas estructurales del edificio

Las partes metlicas estructurales de un edificio pueden actuar perfectamente como dispositivos de intercepcin de las descargas elctricas de origen atmosfrico siempre que cumplan algunas condiciones que son especificados por las normas, entre las cuales las ms importantes son la continuidad elctrica y espesores suficientes.

Dispositivos terminales especiales

Dentro de esta denominacin estn comprendidos una gran cantidad de dispositivos, a los cuales sus respectivos fabricantes atribuyen propiedades especiales. Las controversias son numerosas y en general la agresividad de los departamentos de ventas hacen caso omiso de la fundamentacin cientfica de sus productos, cuyas propiedades son mucho ms una expresin de deseos que una realidad confirmada.

Pararrayos de puntas mltiples


Este diseo responde al criterio de que si un dispositivo terminal de una punta es efectivo, si tiene 4 o 5 ser mejor. Est en discusin si las puntas adicionales constituyen realmente una mejora tangible para las posibilidades de captacin de descargas. La Norma NFPA no menciona este tipo de dispositivo. Si nos atenemos al modelo de la esfera rodante, seran muy pocas las ventajas de un terminal de puntas mltiples, con respecto al de una punta nica.

Pararrayos ionizantes

Los pararrayos ionizantes son los que buscan mejorar la captacin de descargas atmosfricas, y por lo tanto ampliar la zona de seguridad mediante procedimientos de ionizacin del aire. Los dispositivos ionizantes se clasifican en radioactivos y no radioactivos.

Pararrayos ionizantes radioactivos

Se llaman pararrayos radioactivos a los dispositivos terminales que consisten en un cabezal que contiene un material radioactivo, y del cual sobresale una punta Franklin.

El material radioactivo produce una ionizacin con lo cual se pretende que, al mejorar la conductividad del aire se facilite la descarga del rayo en la punta Franklin. Fue concebido en 1914 por el fsico hngaro L. Szilard, y patentado en los aos 30 por el belga Capard. Como fuente radioactiva se han utilizado el Carbono 14, el Estroncio 90, el Radio 226 y el Americio 241. La desintegracin radioactiva de estas sustancias produce partculas y radiaciones ionizantes. El proceso de desintegracin es muy lento, por lo cual estas fuentes de radiacin tienen una vida muy larga.

Por ejemplo el tiempo que debe transcurrir para que el nmero de ncleos en una muestra se reduzca a la mitad es de 1600 aos para el Radio 226 y de 432 aos para el Americio 241. Estos tiempos tan prolongados durante el cual dichas sustancias emiten radiaciones las transforman en un serio peligro ecolgico, pues la destruccin del pararrayos, por accidentes o por demolicin del edificio, podra darle a la sustancia radioactiva un destino inapropiado con la posibilidad de causar graves daos a la salud de los ciudadanos.

Al gran inconveniente mencionado se agrega el hecho de que los pararrayos radioactivos no tienen mayor efectividad que un pararrayos comn. Ello se debe a que la ionizacin adicional producida por la fuente radioactiva es muy inferior a la ionizacin natural que se produce durante una tormenta. Varios institutos de normalizacin se han pronunciado negativamente en relacin a los dispositivos ionizantes. Segn estudios realizados en Inglaterra, no existen medios de ionizacin artificial que permitan incrementar el poder de atraccin de un terminal areo. En igual sentido se ha pronunciado la Comisin Electrotcnica Internacional.

Lo que ocurre con los pararrayos radioactivos es algo que nos debe llamar a reflexin.
Cuando un fenmeno estadsticamente aleatorio como las descargas elctricas atmosfricas hace muy difcil demostrar la efectividad de un dispositivo, se crea un campo frtil para fabricantes oportunistas, que con un hbil manejo del mercado y una campaa de publicidad incisiva, pretenden para sus productos virtudes que no existen.

Por ejemplo un fabricante pretenda que sus pararrayos radioactivos creaban un cono de proteccin cuyo ngulo al centro era de 60 hasta 78 segn los modelos.

Por razones ambientales, los pararrayos radioactivos estn prohibidos en muchos pases, y fuertemente cuestionados en otros.

En Uruguay los pararrayos radioactivos comenzaron a instalarse por los aos 50, utilizndose como fuente radioactiva el Radio 226 y el Americio 241, no existiendo en la actualidad un registro preciso de la cantidad instalada. Actualmente su importacin est prohibida, y en el ao 1998 se inici una campaa para el relevamiento de fuentes radioactivas en pararrayos.

Pararrayos ionizantes no radioactivos

Existen en el mercado otros tipos de pararrayos ionizantes que no emplean una fuente de material radioactivo para producir la ionizacin, y por lo tanto no merecen las objeciones que desde el punto de vista ambiental tienen los radioactivos. No obstante su efectividad tambin est cuestionada por las mismas consideraciones que descartan a los radioactivos: la ionizacin que generan es insignificante frente a la ionizacin natural de las descargas atmosfricas.

Los pararrayos ionizantes no radioactivos tambin se conocen en ingls por el nombre de ESE (Early Streamer Emission Devices) que traducido significa Dispositivos de Emisin Temprana de Trazadores. Con la ionizacin que producen se pretende aumentar el rea de proteccin que brinda un pararrayos Franklin convencional.

Existen dos tipos, los de chispas y los de pulsos de tensin.

En el Dispositivo Ionizante Mediante Chispas, varios electrodos rodean a la punta principal de la cual estn separados por pequeos espacios en los cuales saltan chispas para ionizar el aire. Las chispas son producidas por un dispositivo elctrico de cebado que es alimentado por varios captadores inferiores que obtienen la energa del propio campo elctrico de la tormenta.

En el Dispositivo Ionizante Mediante Pulsos de Tensin un transformador de alto voltaje emite pulsos de tensin cuando se detecta un aumento del campo elctrico debido a la tormenta. Los pulsos generan descargas corona que ionizan el aire. El circuito requiere una alimentacin por batera, la cual a su vez pueden cargarse desde la red elctrica o mediante un panel solar.

Existen numerosos estudios e informes que contradicen los argumentos de los fabricantes que sostienen una mejora sustancial de la zona de proteccin por el efecto ionizante de dichos dispositivos especiales.

Si se compara la ionizacin producida por uno de dichos dispositivos con la ionizacin por efecto corona debido a la aproximacin de un trazador escalonado, se comprueba que aquella es mucho menor. En experimentos de laboratorio con descargas largas, se ha visto que, a igual distancia, las descargas hacia una punta convencional y a una punta ionizante, tiene la misma posibilidad de ocurrir. En un estudio realizado por la NFPA que finaliz en el ao 1994, de 303 trabajos 301 consideraron que los pararrayos ionizantes no mejoraban la efectividad de una punta convencional, y slo 2 estuvieron a favor, pero eran presentados por los propios fabricantes. En definitiva se concluy que el uso de los dispositivos ionizantes no era recomendable ya que no proporcionaban un margen sustancial de mejora. La norma inglesa dice expresamente que no hay razones suficientes para considerar que un pararrayos ionizante sea mejor que un pararrayos Franklin.

Los fabricantes de pararrayos ionizantes realizan ensayos de descargas entre un electrodo plano y una punta. En tales condiciones existe mayor probabilidad de descarga a una punta con dispositivo ionizante que a una punta convencional y en ello se basan para promocionar sus ventajas. En realidad. el modelo ms adecuado para representar lo que ocurre en una tormenta, sera un cable colgante en lugar de un plano.

Con dicho modelo (de punta a punta en lugar de plano a punta), las probabilidades de descarga desde el cable colgante a una punta ionizante y a una punta convencional son similares.

A favor del fabricante de pararrayos ionizantes, corresponde decir que ellos venden no solamente el pararrayos, sino el sistema de proteccin completo, y adems un servicio de inspeccin y mantenimiento. En general dichos sistemas estn realizados siguiendo procedimientos constructivos adecuados, y sus fabricantes aseguran que su comportamiento es satisfactorio. En definitiva la promocin de una punta captora especial es un argumento para diferenciar sus sistemas de los que usan simples puntas convencionales tipo Franklin, lo cual constituye una forma de captar clientes.

Pararrayos disipativos

Sistemas disipativos (en ingls Dissipation Array System o D.A.S.) son los que pretenden impedir que se produzcan los rayos o que los mismos no caigan en una determinada estructura. El sistema en que se basan se ha llamado Sistema de
Transferencia de Cargas (Charge Transfer System).

Es interesante retroceder en la historia y tratar de hallar el origen de la idea de los pararrayos disipativos. En sus experimentos Franklin haba comprobado que se podan descargar objetos cargados con cargas estticas, en forma silenciosa sin producir chispas, si se les acercaba a cierta distancia (algo mayor que la distancia que produce la descarga disruptiva), la punta aguzada de una varilla metlica conectada en su otro extremo a tierra. Esto le sugiri que tambin una nube electrificada poda ser descargada de la misma forma, y de esa manera se podran evitar los rayos. Para ello, un da de tormenta erigi una varilla de hierro con punta aguzada, pero en vez de lograr que la nube descargara silenciosamente su carga a travs de la varilla, consigui que un rayo incidiera sobre ella. Ese resultado le permiti a Franklin reconocer que si bien una varilla de punta aguzada no le permita evitar las descargas atmosfricas, en cambio actuaba como un receptor de las mismas, y de esa manera se protegan las estructuras circundantes. Sin embargo, a pesar de la comprobacin anterior, Franklin sigui atrado por la idea del poder de las puntas y recomendaba que los pararrayos tuvieran su extremo terminado en una punta aguzada. Dicha configuracin sigue aun siendo usada en la actualidad, aunque la virtud de las puntas aguzadas de los pararrayos nunca ha sido establecida.

No obstante la idea de sistemas disipativos sigui atrayendo a algunos investigadores.

El principio de funcionamiento pretendido es el siguiente. Si en presencia de una nube cargada negativamente tenemos una punta, esta se carga positivamente. Con un campo elctrico E del orden de l0.000 V/m , se puede medir que la punta emite cargas, totalizando una corriente del orden de 20 microamperios. Por lo tanto colocando miles de estas puntas se pens que la suma de las corrientes poda llegar a neutralizar la carga de la nube evitando asi que el rayo se produzca. En los aos 70 aparecieron firmas comerciales para explotar esta idea. En realidad la cantidad de pinchos necesaria es muy grande. Por ejemplo para totalizar una corriente de 1 Amperio se necesitaran 50.000 pinchos.

En experimentos realizados en el aeropuerto de Tampa a partir de 1988 por la Federal Aviation Administration se lleg a la conclusin que el sistema disipativo no evitaba la produccin de descargas, por lo cual volvieron a colocar puntas Franklin en lugar de los dispositivos disipadores. La razn fundamental por la cual los sistemas disipativos no funcionan es que la reconstitucin de las cargas positivas en la zona aterrada protegida, es muchsimo mayor que la velocidad de produccin de iones por el sistema disipativo.

Por otra parte, el sistema disipativo puede llegar a ser peligroso pues los pinchos de acero inoxidable son muy numerosos y por lo tanto necesariamente finos. Cuando sobre alguno de ellos incide una descarga se pone incandescente, puede desprenderse y causar un incendio.

La principal razn por la cual los fabricantes del sistema reportan buenos resultados, es probablemente debido a que los paraguas o varillas recubiertas por pinchos se instalan asociados con puestas a tierra excelentes, de bajsima impedancia, actuando entonces con gran efectividad como dispositivos terminales interceptores de las descargas.

Seguridad


seguridad


Conductores de bajada

Los conductores de bajada tienen por finalidad conducir a tierra las descargas elctricas atmosfricas captadas por los dispositivos terminales. El comportamiento de dichos conductores tiene caractersticas muy diferentes al de los conductores comnmente empleados en las instalaciones interiores de distribucin de energa elctrica. La diferencia se debe a que en la distribucin de energa elctrica se opera a frecuencia industrial, vale decir en forma estacionaria a 50 o 60 Hz segn los pases, mientras que en el caso de las descargas atmosfricas los fenmenos elctricos ocurren con elevadsimas corrientes transitorias, que se desarrollan en tiempos muy breves.

La corriente que produce una descarga elctrica atmosfrica tiene un rpido crecimiento alcanzando su pico en unos 2 microsegundos, decreciendo despus a una velocidad ms lenta. La polaridad de la descarga se mantiene durante todo el pulso pues no hay una inversin en el sentido de la corriente.

La mayora de la energa es debida a una importante componente continua, pero tambin existen importantes componentes de radiofrecuencia. Dichas componentes producen importantes efectos de autoinduccin e induccin mutua y de efecto pelicular.

Para tener una idea de las frecuencias asociadas con una descarga, podemos hacer la siguiente consideracin. Si una subida hasta el pico insume digamos 1 microsegundo, podemos considerar que una sinusoide que llegue de 0 al mximo en ese tiempo, tendr un perodo 4 veces mayor o sea 4 microsegundos, y la frecuencia correspondiente a ese perodo es de 0,25 MHz. La energa de la descarga tambin es radiada y puede producir acoplamientos en conductores prximos. La amplitud del espectro de frecuencias radiado depende del tiempo de crecimiento de la descarga. El campo elctrico radiado es importante desde continua hasta aproximadamente la frecuencia de 1 MHz decreciendo a partir de ella.

En tales condiciones los conductores se comportan de manera muy diferente. En efecto, a frecuencia industrial un conductor de corta extensin de una instalacin interior, se comporta como una simple resistencia ohmica, mientras que en el caso de una descarga atmosfrica, debido a las caractersticas elctricas de esta, tienen mucha importancia los fenmenos de autoinduccin, induccin mutua y el efecto pelicular, que afectan al comportamiento del conductor de bajada de la descarga.

El circuito equivalente de un conductor de bajada en su configuracin ms sencilla, puede considerarse como la serie de una resistencia y una inductancia.

Por ello es tan importante que las bajadas sean lo ms directas posibles, con el mnimo de curvas pues estas contribuyen a aumentar el valor de L, y si son inevitables su radio de curvatura debe ser el mayor posible, y en ningn caso menor que 20 cm.

Cuando tenemos dos conductores de bajada prximos, durante una descarga, sus diferentes impedancias pueden crear lateralmente diferencias de potencial que provocan las denominadas descargas laterales con el consiguiente peligro de incendio. Por ello deben interconectarse en tramos cuya longitud no sea excesiva

En el caso de un galpn con paredes metlicas bien aterradas, no es necesario un cable de bajada pues las propias paredes cumplen muy eficientemente dicha funcin, mucho mejor que un cable, pues su inductancia es mucho menor. El techo metlico debe conectarse en forma segura a las paredes para evitar chispas.

Siempre deben existir por lo menos dos caminos de descarga a tierra, y si la estructura tiene grandes dimensiones sern necesarias ms. Cuando se produce una descarga, la corriente drena hacia tierra distribuyndose entre los conductores de bajada, y en esas condiciones se producen fenmenos de induccin mutua entre las bajadas. Dicha induccin mtua aumenta la impedancia que las bajadas presentan a la corriente de descarga por lo cual, los conductores de bajada deben estar lo ms alejados posible entre si.-

Puesta a tierra de los pararrayos


Cada conductor de bajada debe terminar en un terminal de tierra o electrodo de tierra, dedicado al sistema de proteccin contra descargas atmosfricas.

Las prcticas recomendadas por la IEEE indican que la resistencia de las puestas a tierra deben ser menores que 25 ohmios para cualquier electrodo. Las condiciones locales pueden hacer variar dicho valor tentativo. En normativas del tipo comercial y de comunicaciones, se recomiendan valores de 10 ohmios. Valores de 1 a 5 ohmios se especifican en ciertas instalaciones de potencia que operan a las frecuencias industriales de 50 o 60 Hz.

La correcta realizacin de las puestas a tierra constituye un tema especializado que requiere conocimientos especficos as como la utilizacin de instrumentos para las mediciones de resistividad del terreno y de la resistencia de puesta a tierra de los electrodos. Al respecto remitimos al lector a la bibliografa especfica sobre el tema.

Indice cerunico y mapas de densidad de descargas


El ndice Cerunico (keraunic level) es la cantidad de das tormentosos por ao en un determinado punto geogrfico. Por das tormentosos se entienden aquellos das en que se escuchan truenos en el punto considerado. Un da tormentoso se registra como uno slo, en forma independiente de la cantidad de truenos que se escuchen en ese da. Los das en que se producen relmpagos pero no se escucha truenos, no son registrados como das tormentosos.

Si en el mapa de una regin o un pas se unen con lneas los puntos con igual Indice Cerunico, se obtiene lo que se denomina un Mapa Isocerunico (Isokeraunic Map).

En Estados Unidos se registran los ndices cerunicos desde 1894, y existen detallados mapas isocerunicos. En nuestro pas la Direccin de Meteorologa llevaba registros pero actualmente estn discontinuados. En muchos otros paises pueden obtenerse mapas isocerunicos. Los valores de los ndices Cerunicos en Estados Unidos varan entre valores tpicos de 10 das por ao (en la costa oeste), hasta 90 en el estado de Florida, uno de los ms castigados con das de tormenta. En nuestro pas el ndice Cerunico est comprendido entre 30 y 50 das por ao. Obviamente se trata de valores medios pues existen variaciones de ao a ao, y tambin variaciones locales dependientes de la topografa, minerales del suelo, humedad, etc., que no son tomados en cuenta en los mapas isocerunicos.

Los mapas isocerunicos si bien dan una informacin importante, ella no es de gran precisin en lo que respecta a las descargas atmosfricas de nubes a tierra. A los efectos de proyectar un sistema de proteccin contra las descargas atmosfricas, es muy importante conocer la densidad media anual de descargas nube-tierra que promedialmente se producen en el punto considerado. Se expresa en cantidad de descargas por kilmetro cuadrado y por ao. De esa manera si tenemos una cierta rea a proteger, podremos tener una idea de la cantidad media de rayos que puede incidir en ella en el trmino de un ao. Por esa razn en algunas regiones se han confeccionado mapas en que aparecen unidos por lneas, los puntos de igual densidad de descargas. Evaluacin de la necesidad de instalar un pararrayos Existen diversos procedimientos para determinar si en una estructura o edificio es conveniente instalar un sistema de proteccin contra descargas atmosfricas.

Hay casos obvios en que un sistema de proteccin es necesario. Algunos ejemplos son:

  1. Locales con concentracin de grandes multitudes
  2. Instalaciones que deben brindar servicios esenciales con la mxima continuidad
  3. Localidades en que la frecuencia de descargas es excepcionalmente elevada
  4. Estructuras altas aisladas
  5. Edificaciones que contienen materiales explosivos o inflamables
  6. Edificios que contienen herencias culturales irremplazables

En los dems casos se utilizan procedimientos de evaluacin, que consisten en:

a. estimar la cantidad de descargas Nd que pueden incidir en el edificio en un ao, segn el rea ocupada por el edificio y su altura, y la densidad de descargas en la zona en que est ubicado. En un edificio de altura muy pequea y sin edificios circundantes, Nd sera igual al valor de la densidad de descargas por ao y por kilmetro cuadrado de la localidad, multiplicada por el rea del edificio en kilmetros cuadrados. En un edificio de altura H y rodeado por otras estructuras, la superficie a utilizar en los clculos se obtiene aplicando alguno de los modelos con los que se determina el rea de proteccin
b. comparar dicha cantidad con un nmero preestablecido de cantidad aceptable de descargas en un ao, Nc , que se determina teniendo en cuenta las caractersticas estructurales del edificio, el contenido del edificio, los ocupantes del edificio y las consecuencias que una descarga podra ocasionar.

Para un edificio comn, de uso normal, el valor de Nc es igual a 0,0015 descargas por ao (o inversamente 1 descarga cada 667 aos). Si las condiciones son especiales, este valor se divide por un coeficiente C que normalmente es > 1. Si Nd > Nc se recomienda instalar un sistema de proteccin contra descargas.

En las normas se establecen los procedimientos y los coeficientes para hacer todos los clculos.
La Norma NFPA 780 En el ao 1904 la National Fire Protection Association (NFPA) de los Estados Unidos, edit por primera vez su norma NFPA 78 titulada "Specifications for Protection of Buildings Against Lightning", basada en la norma britnica British Lightning Code.

Luego se fu actualizando peridicamente, habiendo llegado en la actualidad a su revisin N 26. En la edicin del ao 1992, cambi su designacin numrica, de NFPA 78 a NFPA 780, y en la edicin del ao 1995 cambi su nombre de "Lightning Protection Code" a "Standard for the Installation of Lightning Protection Systems".

Actualmente est vigente la edicin 2000. Aunque el uso de esta norma es voluntario, ha sido adoptada en EEUU por muchas jurisdicciones regionales y agencias gubernamentales, y de hecho es un Cdigo Nacional.

La norma NFPA 780 codifica la llamada tecnologa convencional de proteccin contra descargas, basada principalmente en el uso generalizado de los denominados terminales areos (air terminals), que son pequeas varillas de baja altura distribuidas en forma reticular en los techos, y conectadas entre s y con los conductores de bajada a tierra. La norma tambin establece las especificaciones para el uso de mstiles y de lneas areas entre mstiles.

La Norma tiene tanto detractores como defensores. Luego de una cuidadosa lectura de la misma, a pesar de sus 26 revisiones, se pueden encontrar todava, desde pequeos errores de conversin de unidades inglesas a mtricas, o frases ambiguas o carentes de explicacin, hasta inconsistencias en la aplicacin de los criterios para determinar las zonas de proteccin. Obviamente la Norma no es un texto que deba explicar las razones de los criterios adoptados, pero por lo menos debera esperarse mayor coherencia en su aplicacin. Algunos crticos de la norma, hacen comentarios suspicaces al mencionar que en el Comit que elabora la Norma hay demasiados representantes de fabricantes de terminales areos y sus accesorios, los cuales tratan de defender sus intereses de mercado. Otro comentario que se encuentra en algunos artculos especializados es que, aparentemente a partir de los aos 50 prcticamente ces toda investigacin relacionada con los sistemas tradicionales de proteccin contra descargas, como si todo el mundo ya estuviera de acuerdo con su infalibilidad.

No obstante todas las crticas, existe consenso en considerar la norma NFPA como una referencia que establece las condiciones bsicas mnimas a cumplir por un sistema de proteccin contra descargas atmosfricas, con la salvedad de que las descargas atmosfricas son un fenmeno de la naturaleza con caractersticas aleatorias y a veces impredecibles.

En un extenso y documentado informe de fecha junio de 2001, titulado "The Basis of Conventional Lightning Protection Technology", el Federal Interagency Lightning Protection User Group, recomienda: "... continuar con el mantenimiento de la norma NFPA 780... y proceder al inmediato lanzamiento de la Edicin 2000, para asegurar la consistencia de las tcnicas de proteccin contra descargas usadas en Estados Unidos con las mejores prcticas disponibles y los nuevos desarrollos de la tecnologa ..."

Por otra parte los conceptos de proteccin aplicados a las lneas de trasmisin de energa elctrica que presentan grandes extensiones expuestas al riesgo, han demostrados ser eficientes. El hilo de guardia protege a las lneas cuya tensin nominal es de de 60 o ms kV. Para tensiones menores un hilo de guardia no protege a la red debido al fenmeno denominado back-flash cuya explicacin es la siguiente. Cuando una descarga incide directamente sobre el hilo de guardia, se produce una elevacin de tensin de este con respecto a la tierra lejana o remota. Entonces puede producirse una descarga del hilo de guardia sobre la lnea. Ello no sucede en las redes de 60 o ms kV pues los aisladores de plato soportan sin contorneo dicha sobre elevacin de tensin del hilo de guardia.

Proyecto de norma NFPA 781

Los fabricantes de los sistemas de proteccin con dispositivos terminales del tipo ionizante no radioactivo (denominado ESE en ingls), han tratado de que la NFPA aprobara una propuesta de norma con el nmero NFPA 781, a los efectos de impulsar dicho tipo de sistema en el mercado. La NFPA cre una comisin externa que estudi la solicitud, confirmando que no existen bases cientficas para aprobarla. En otras palabras, la mayora de las investigaciones realizadas hasta el presente, muestran que el sistema ESE no es mejor que los sistemas convencionales basados en pararrayos del tipo Franklin. Pero dicha comisin tambin agreg una frase inquietante al expresar que tampoco exista una base cientfica para los pararrayos convencionales tipo Franklin cubiertos por la norma NFPA 780. A consecuencia de ello surgi el documento emitido por el Federal Interagency Lightning Protection User Group mencionado anteriormente.

Todo lo dicho confirma la existencia de grandes presiones comerciales para aprobar los sistemas de proteccin cualesquiera que ellos sean. La gran dificultad que presentan estas controversias, es que los ensayos de laboratorio no pueden simular las condiciones reales en las que se producen las descargas elctricas atmosfricas, ni tener en cuenta las infinitas variaciones que se producen en la prctica.

Perdidas indirectas de las descargas atmosfricas

Los sistemas de proteccin contra descargas atmosfricas construidos segn la norma de la NFPA, constituyen el primer nivel de proteccin, el cual como ya vimos, debe ser complementado por el segundo y tercer nivel, si se quiere obtener una seguridad adecuada.

Debe tenerse en presente que las prdidas por las consecuencias indirectas de las descargas son, segn un estudio realizado por una empresa de seguros, mucho mayores que las prdidas ocasionadas por la incidencia directa de las descargas.

Conclusin

Maxwell sugiri que un pararrayos Franklin atraa hacia una estructura un mayor nmero rayos que en el caso de que estuviera ausente. Esa afirmacin es totalmente correcta pues basta tener en cuenta que la zona de seguridad brindada por un pararrayos Franklin al elevarse por encima de la parte ms alta del edificio aumenta el rea protegida, lo cual quiere decir que el pararrayos recibe ms rayos de los que recibira el edificio si el pararrayos no existiera. Pero si se instala un sistema de proteccin, debe realizarse segn todas las reglas del arte, para captar las descargas y conducirlas en forma segura a tierra, de lo contrario su existencia puede resultar contraproducente. Un buen sistema de proteccin comienza en el proyecto del propio edificio, y su ejecucin se inicia en los pozos de la fundacin. En nuestro pas en que predominan las estructuras realizadas en hormign armado, las armaduras de la fundacin son un excelente medio de conducir las descargas a tierra, y el propio hormign de la fundacin es un excelente electrodo de puesta a tierra. Para ello se conectan las armaduras entre si mediante un cable de cobre desnudo de 35 mm2 empalmando y uniendo con soldadura aluminotrmica. Luego se levantan conexiones hasta las regletas de puesta a tierra, a donde convergen los conductores del sistema de proteccin, entre ellos los conductores de bajada de los dispositivos interceptores de las descargas atmosfricas.

Instalar un sistema de proteccin en un edificio ya construido es una tarea que no siempre permite lograr una solucin ideal.

Pero un buen proyecto y una buena ejecucin no son suficientes. El sistema de proteccin debe ser inspeccio