Ud. está en: Contenidos > Impacto Ambiental> Informe Anual Ambiental: Buenos Aires> Ao 2012 - Fundacin Ambiente y Recursos Naturales. Parte 13

Ao 2012 - Fundacin Ambiente y Recursos Naturales. Parte 13

Fecha de Publicación: 6/2/2015

Perspectivas de la energa nuclear

El debate se centra ahora en las perspectivas respecto al uso de la energa nuclear y su fuerte incidencia en el mercado energtico global. La crisis nuclear en Japn va tener un impacto grave sobre el futuro de la industria nuclear mundial, y sera esperanzador que tambin limite el renacimiento nuclear en Amrica Latina, que hasta el desastre de Fukushima tiene un incipiente plan de expansin, con la construccin de nuevas centrales nucleares tanto en Argentina, Brasil29 y Mxico30; y la utilizacin de reactores prototipos en Chile31. El acceso a la energa es un derecho, pero la sostenibilidad debe ser (desde siempre y ms que nunca de ahora en adelante) tambin una obligacin.

En el mundo existen 442 reactores32 que generan el 13,5% de la electricidad consumida. Slo Europa contabiliza en la actualidad unas 150 centrales atmicas, muchas de ellas obsoletas o que han finalizado su vida til. Es prudente aclarar que, igualmente, la continuidad de los programas nucleares es un tema de debate desde hace tiempo y que ha resurgido luego de la crisis desatada en Japn.

Alemania ha sido la primera potencia mundial que ha dado el primer paso para progresivamente descontinuar su plan nuclear, por lo que se espera una penetracin de las energas renovables aun mayor. Una fuerte presin de la opinin pblica, y de Los Verdes (el cada vez ms influyente partido de la oposicin alemana), llev a la Canciller Merkel a tomar esta decisin. El apagn definitivo fue establecido para el 2022, e implica una vuelta al plan aprobado en 2005 por el precedente gobierno de centroizquierda.

De acuerdo al programa anunciado, las ocho centrales ms antiguas del pas, que fueron apagadas en abril pasado para ser controladas, dejarn de funcionar de manera definitiva. Otras seis centrales funcionarn hasta 2021, mientras que las tres restantes, las ms modernas, sern apagadas un ao ms tarde, en 2022.

En esa misma lnea, en las ltimas semanas Suiza anunci su decisin de cerrar un par de centrales nucleares y limitar su plan nuclear, mientras que en Italia el gobierno de Berlusconi someti el futuro del programa nuclear de su pas a un referndum que tuvo un resultado contundente: el 95% de los votantes rechaz la continuidad del uso de la energa nuclear.

Luego de Japn, solo cabe esperar que la incertidumbre y los crecientes costos relacionados con la energa nuclear se incrementen, convirtiendo a la energa nuclear ya una fuente marginal en Amrica Latina en algo casi irrelevante para el futuro energtico de la regin, y evidenciando su falta de sustentabilidad e inviabilidad econmica.

2. El camino hacia las energas renovables

Queda demostrado que todos los obstculos y trabas permanentes que se han puesto al desarrollo y crecimiento de las energas renovables no convencionales, deben ir cediendo para que este tipo de alternativa adquieran la fuerza y el peso que deberan alcanzar. El replanteo y la transformacin debe ser programado seriamente, moviendo la matriz energtica hacia una opcin por las energas renovables, y sustituyendo esta dependencia compuesta por el tringulo fsil, gasfero y nuclear.

Para avanzar en el campo de las energas renovables33 es necesario conjugar una serie de factores, como una mayor interaccin pblico-privada, un mayor incentivo y fomento econmico para su desarrollo y ulterior expansin, y la necesidad de capitales pblicos y privados que asuman el riesgo que supone explorar y desarrollar las Energas Renovables No Convencionales (ERNC).

Finalmente tambin debe ayudar a que las sociedades replanteen su consumo y modo de vida. Una sociedad que necesita cada vez ms crecimiento para sostener su propio crecimiento demanda ms energa, y por su propia dinmica y el tipo de desarrollo industrial esta demanda es propensa a generar riesgos constantemente.

Ser necesario entonces priorizar el ahorro energtico y entender que la eficiencia energtica34 es el puente ideal para avanzar hacia un sistema energtico sustentable. En la actualidad, la energa nuclear reclama para s un porcentaje que no puede ser sustituido rpidamente, por lo que los ciudadanos y los Estados deben generar y fomentar un uso ms eficiente de la energa.

En definitiva, esta catstrofe se ha convertido en un smbolo que obligar a rediscutir los parmetros del desarrollo tecnolgico y el consumo desmedido, y el objetivo de dichas discusiones debera tender a construir sociedades ms amigables con la naturaleza.

IV. La situacin de la energa nuclear en Argentina

Argentina35 es un pas con historia nuclear. Desde 1950, aunque con altibajos condicionados por la inestabilidad social y poltica, se ha recorrido un largo camino en el desarrollo de la energa nuclear, con investigacin y formacin de recursos humanos. La decisin de ubicar a Argentina como pas de avanzada en materia nuclear tiene su polo fundacional con la creacin, el 31 de mayo de 1950, de la Comisin Nacional de Energa Atmica (CNEA), para dar un marco administrativo a las actividades en la isla Huemul36.

1. Cul es el marco jurdico e institucional en que se desarrolla la energa nuclear en Argentina?

El Constituyente de 1994 dej expresamente sentado en el nuevo artculo 41, la prohibicin de ingreso de residuos radiactivos al pas. El tercer prrafo del artculo es firme y claro respecto a dicha prohibicin, que como sostiene la doctrina37ms importante es plenamente operativa, no hallndose subordinada a ninguna reglamentacin posterior.

A nivel legislativo, Argentina cuenta con una normativa especfica sobre residuos radiactivos, como la ley 25.01838, que en su artculo 3 establece que se entiende por residuo radiactivo todo material radiactivo, combinado o no con material no radiactivo, que haya sido utilizado en procesos productivos o aplicaciones, para los cuales no se prevean usos inmediatos posteriores en la misma instalacin y que, por sus caractersticas radiolgicas, no puedan ser dispersados en el ambiente de acuerdo con los lmites establecidos por la Autoridad Regulatoria Nuclear.

En el ao 2009, el Congreso Nacional aprob la Ley N 26.566, llamada Ley de Actividad Nuclear. Esta ley incluye una serie de acuerdos y puntos sobre cmo desarrollar la actividad nuclear en la Argentina.

La aprobacin de la Ley 26.566, determina las siguientes ventajas para el sector nuclear:

a) Declara de Inters Nacional la adquisicin de una cuarta central nuclear (Atucha III), la extensin de la vida til de la central nuclear de Embalse y la puesta en marcha del Prototipo de Reactor CAREM.
b) Se le otorga mltiples mecanismos de tratamiento fiscal preferencial a las obras de Atucha III, la extensin de la vida til de Embalse y al desarrollo del proyecto del reactor nuclear CAREM.
c) Se autoriza la creacin de fideicomisos para las obras de Atucha III y la extensin de la vida til de Embalse.
d) Se extienden el rgimen de beneficios establecidos en la ley a todas las obras tendientes a la finalizacin de Atucha II, a la extensin de vida de la central nuclear Atucha I y a la construccin de toda otra planta nuclear que sea encomendada por Nucleoelctrica Argentina Sociedad Annima (NASA).

Actualmente, la energa nuclear provee el 8,5% de la electricidad que consume Argentina.

2. Las centrales nucleares argentinas

Atucha I y Atucha II
Atucha I, de origen alemn, fue en 1974 la primera central latinoamericana puesta en marcha en tiempo rcord. El diseo de la planta est basado en reactores PHWR39 y no BWR40. El reactor genera en promedio una potencia trmica de 1.179 MW, que da como resultado posteriormente una potencia elctrica de 357 MW. De ese total, 335 MW (casi un 94%) son entregados a la red nacional de distribucin de energa elctrica como potencia elctrica neta41.

La Central emplea uranio levemente enriquecido al 0,85%. Es refrigerada y moderada con agua pesada (D20) y pertenece al tipo de reactores PHWR (reactor de agua pesada presurizado).

Atucha II es la mquina ms grande de Argentina y se encuentra en su fase de arranque para comenzar a producir electricidad a fines de 2011.

Cuando entre en funcionamiento ser la mquina de mayor potencia unitaria del sistema elctrico interconectado nacional, con una potencia de 745 MWe, aportando 692 MW elctricos netos, energa equivalente a la del Complejo Chocn.
La construccin de Atucha II fue hasta hace poco una historia de interrupciones.

Se inici en 1980, se abandon y desde el renacimiento nuclear argentino de 2006, hubo una posicin poltica firme para terminarla.

La obra de Atucha II comenz en 1980 a la sombra del accidente de Three Mile Island, Pensilvania42.
Una vez que se encuentre en funcionamiento, Atucha43 II ser la tercera central nuclear del sistema elctrico argentino, que conforman Embalse (600Mw) y Atucha I (335 Mw).

Una de las mayores dudas que genera Atucha II es su potencial obsolescencia, debido a que lleva casi tres dcadas en construccin.

Su instrumental es digital con la excepcin del reactor, que es analgico.
En el comando de la central hay tanto relojes de aguja como pantallas. Segn los especialistas esto no ira en detrimento de la seguridad, considerando por otro lado que una digitalizacin total representara una inversin de U$S 300 millones. Slo parte del instrumental ser digital, de modo que el panel ser mixto, combinando el sistema analgico tradicional y el digital.

Otro aspecto negativo son los elevadsimos costos que gener todo el proceso de construccin, que an no ha finalizado. Los costos de Atucha II son ms altos que los de cualquier otra central, y el presupuesto previsto para la cuarta planta, Atucha III, que duplicara la generacin de su antecesora, demandar la mitad de la inversin, unos U$S 2200 millones; es decir que a los U$S 4000 millones que cuesta Atucha II desde el inicio de la obra, en 1980 habra que sumarle los costos de importacin del uranio, de seguros y de fondos de tratamiento de residuos.

Embalse
A orillas del Embalse de Ro Tercero, se ubica la Central cordobesa, construida en 1984 con tecnologa canadiense, y es una central nuclear de produccin elctrica. Debido a su capacidad de recarga de combustible durante la operacin, tambin se la utiliza para generar istopos de aplicacin mdica, como el cobalto 60, un radioistopo que se usa para irradiar y preservar alimentos, esterilizar insumos quirrgicos y tratar enfermedades tumorales. Est ahora en proceso de extensin de vida por 30 aos ms44.

Es importante sealar que al decidirse la extensin de la vida til de Embalse se ha transgredido la legislacin provincial sobre Evaluacin de Impacto Ambiental de Crdoba la Ley 7.343 y el Decreto Provincial 2.131 , no concretndose la audiencia pblica que prev para estos casos la Ley General del Ambiente.

3. El CAREM

El prototipo CAREM-2545 ser el primer reactor de potencia ntegramente diseado y construido en Argentina. El prototipo de reactor nuclear denominado CAREM, es un viejo proyecto del INVAP, organismo de investigacin de la Comisin Nacional de Energa Atmica, que se abandon en los aos 90 despus de las privatizaciones. Es una tecnologa no probada, por lo cual es necesario disearlo, licenciarlo, y recin despus se podra transpolar para su instalacin.

Se est pensando en instalar en Formosa pequeos reactores nucleares de este prototipo, que generarn aproximadamente 25 MW de potencia elctrica, capaces de abastecer a una poblacin de hasta 100 mil habitantes.
46 4. El impacto ambiental del complejo minero fabril San Rafael Sierra Pintada

El Complejo minero fabril San Rafael se encuentra ubicado a 35 km al oeste de la ciudad de San Rafael, Provincia de Mendoza, emplazado en la denominada Sierra Pintada. Si bien comenz su operacin en 1979, el proceso de produccin se encuentra interrumpido desde 1995.

Hacia el ao 2003, motivada por el aumento del precio internacional del mineral y la mayor rentabilidad que implicaba producirlo en lugar de importarlo, la CNEA solicit la reapertura de la mina. Frente a esta solicitud, y principalmente debido a los pasivos ambientales que la CNEA dej en el rea tras suspender las actividades en 1995, la Multisectorial del Sur una agrupacin de ms de 40 organizaciones sociales de San Rafael, General Alvear, el Valle de Uco y Malarge, entre otras, logr una medida cautelar que impidi la reactivacin de la planta. A partir de all, pueden mencionarse diversos hitos en la evolucin del conflicto en torno a Sierra Pintada, que incluyen intervenciones sociales, judiciales e institucionales, incluyendo la sancin de la ley provincial N 7772, que prohbe la utilizacin de sustancias toxicas47 en la explotacin minera a cielo abierto.

Mientras la CNEA pretenda iniciar las tareas de remediacin junto con la reapertura de la mina, el Juez Federal de Primera Instancia Dr. Hctor Ral Acosta resolvi en el marco de la causa Arenas-Bitar la abstencin de realizar cualquier actividad productiva, prohibiendo la reapertura del complejo de Sierra Pintada hasta tanto no se acreditara la remediacin total de los pasivos ambientales verificados48.

La sentencia de primera instancia fue confirmada por la Sala B de la Cmara de Apelaciones de Mendoza en febrero de 2009, con base en la aplicacin del Principio Precautorio49; y posteriormente, al ser recurrida por la CNEA por va de una queja ante la Corte Suprema de Justicia de la Nacin, fue rechazado el recurso en el mes diciembre de 2010.

En Sierra Pintada50 hasta el momento se han acumulado 2.400.000 tn de colas de tratamiento, 1.000.000 de tn estril y 600.000 tn de marginal (PRAMU, 2.001)51.

5. El caso INVAP

Con fecha 13 de julio de 2000 se firm un contrato entre INVAP SE y la Organizacin Australiana para la Ciencia y la Tecnologa Nuclear (ANSTO ) de Australia, para la construccin de un reactor nuclear de investigacin (RRRP) en la localidad de Lucas Heights, en Australia.

La empresa INVAP acord con el Gobierno Australiano la obligacin de garantizar que el combustible gastado producido por el reactor no permanezca en Australia de manera indefinida, ni temporaria, ni tampoco sea reprocesado en ese pas. El 08 de agosto de 2001 en Canberra se firm el ACUERDO ENTRE LA REPBLICA ARGENTINA Y AUSTRALIA SOBRE COOPERACIN EN LOS USOS PACFICOS DE LA ENERGA NUCLEAR, cuyo principal propsito fue respaldar la operatoria del contrato INVAP-ANSTO .

Dicho contrato fue ratificado por el Congreso de la Nacin y obligaba a Argentina a cumplir con lo dispuesto en el contrato previamente citado, por lo cual el Estado argentino se transforma en garante de gran parte de los aspectos que vinculan la operatoria de la empresa INVAP, en especial todo lo relacionado con la gestin de los combustibles producidos por el reactor. En relacin con este punto, la propia empresa mencion que una de las posibilidades que tena en vista para el reprocesamiento del dicho combustible inclua su traslado a nuestro pas.

Sin embargo, dicho material contaba con todas las caractersticas que establece la Ley 25.018 para ser considerado como residuo radiactivo, cuyo ingreso en virtud del Art. 41 in fine de la Constitucin Nacional se encuentra expresamente prohibido.

Por ello, Juan Schrder, interpuso accin de amparo ante la Justicia Federal de Baha Blanca por la cual solicit se declare la nulidad de la clusula del convenio firmado entre la entidad mencionada y ANSTO , por cuanto la misma posibilitaba el ingreso al territorio nacional combustible quemado de un reactor nuclear vendido a Australia, residuos y desechos radiactivos.

El 19 de octubre de 2006 la Cmara Federal de Apelaciones de Baha Blanca hizo lugar al amparo declarando inconstitucional la intencin de INVAP S.A. de ingresar al territorio del pas combustible quemado, de un reactor nuclear vendido a Australia, residuos y desechos radiactivos (art. 41, cuarto prrafo, Constitucin Nacional), disponiendo que el Poder Ejecutivo adopte las medidas pertinentes que impidan su ingreso.

Finalmente el 04 de mayo de 2010 la Corte Suprema de Justicia de la Nacin dej sin efecto la sentencia de la Cmara Federal de Apelaciones por cuanto entendi que actualmente no se verifica un supuesto de dao o peligro que torne aplicable el principio de precaucin. No obstante ello, dej aclarada que la conclusin a la que arriba la Corte no frustra ni retacea las facultades que asisten al demandante para efectuar un seguimiento riguroso de la evolucin del cumplimiento del contrato y, de verificar un peligro de dao ambiental que pueda configurar un nuevo caso. (SIC)

6. Complejo Tecnolgico Pilcaniyeu: enriquecimiento de Uranio

El Complejo Tecnolgico Pilcaniyeu es una instalacin de la CNEA, ubicada en la Provincia de Ro Negro.
Fue construido a fines de la dcada del 70 por el INVAP para la Comisin Nacional de Energa Atmica (CNEA), para llevar adelante el proceso de enriquecimiento de uranio.

Las actividades de la planta se paralizaron completamente en 1996. A pesar de la paralizacin se mantuvo una dotacin de 17 trabajadores que tuvo a su cargo su mantenimiento hasta el 2007.

A principios de 2007, pocos meses despus del relanzamiento del Plan Nuclear Argentino, se iniciaron las tareas de reacondicionamiento y actualizacin del complejo, bajo la supervisin de la Organizacin Internacional de Energa Atmica.

La puesta en funcionamiento de las instalaciones est prevista para setiembre de 2011 y demandar otros $ 35 millones, por lo que el costo total de la obra est previsto en casi 60 millones de dlares y la incorporacin de una treintena de profesionales adicionales

Caractersticas
El uranio se encuentra constituido esencialmente por dos istopos: el U238 y el U235. En la naturaleza, el contenido de U235 es de 0.711 %, mientras que el resto se encuentra constituido por el U238. Para ser utilizado en reactores de potencia, el material se lleva a una concentracin isotpica que puede estar entre el 0.85 % y 5 % para el U235. El proceso
de separacin isotpica se realiza aprovechando las diferencias de masas entre los istopos.

El proyecto Pilcaniyeu consiste en enriquecer el uranio a travs del mtodo de difusin gaseosa, aumentado la concentracin de U235 respecto de su porcentual en la naturaleza.

Oposicin de los pobladores de la zona
Como las instalaciones originales de captacin de agua del ro Pichileufu haban sido destruidas por una creciente en 1994, el 29 de julio de 2009 la CNEA solicit el uso de agua pblica para consumo humano y refrigeracin en el Complejo Tecnolgico Pilcaniyeu. La capacidad mxima de captacin del nuevo supera el cudruple de la original. El 28 de abril de 2010 un edicto del Departamento Provincial de Aguas (DPA) autoriz a la CNEA a derivar aproximadamente 1 milln de litros de agua por da del ro Pichileufu para consumo humano y sanitario, sin mencionar los riesgos de contaminacin que podran sobrevenir, los que debieron haber sido objeto de un dictamen previo del Consejo de Ecologa y Medio Ambiente (CODEMA). Cuando se divulg esta autorizacin los pobladores de la zona requirieron ms informacin sobre el uso que se dara a esa agua.

El 27 de mayo de 2010 se llev a cabo una reunin en la que participaron representantes de la CNEA, DPA y CODEMA, donde los primeros informaron las tareas de enriquecimiento de uranio que se estaban llevando a cabo en el complejo. Los vecinos asistentes decidieron formar una Comisin de Seguimiento para oponerse a la pretensin de la CNEA y bregar para que el DPA no autorice el pedido. Impulsarn, asimismo, que el Concejo Deliberante de Pilcaniyeu establezca al ejido como Municipio No Nuclear.

La CNEA aclar recin posteriormente que el sistema de refrigeracin es un circuito cerrado con torres de enfriamiento y que el agua tomada del ro, adems del uso sanitario normal, slo se usar para la reposicin de las prdidas por evaporacin del circuito estimadas del orden de 1 m por mes. Los efluentes generados contendran pequeas cantidades de fluoruro de calcio y ms bajas de uranio, cuya liberacin al ambiente slo se hara con autorizacin de la Autoridad Regulatoria Nuclear.

El 14 de junio de 2010 la Comunidad del Limay hizo una reunin en Bariloche para promover la oposicin al emprendimiento del que denominan Polo Tecnocontaminante de Pilcaniyeu.

A fines de enero de 2011 el CODEMA y el DPA no haba recibido todava los estudios de impacto ambiental de la CNEA. El estudio debe especificar claramente las condiciones de devolucin del agua al ro Pichileufu tras su utilizacin para el enfriamiento del proceso de enriquecimiento de uranio, incluyendo su temperatura, y el impacto resultante sobre dicho ro.

Cuenta con una superficie cubierta de 30.000 m2 dedicados a las Plantas de Procesos, en las que se producir el uranio enriquecido utilizado para potenciar el combustible para los reactores nucleares de potencia52.

V. Conclusiones: la poltica energtica argentina

La poltica energtica argentina parece estar firmemente determinada en ubicar a la energa nuclear como el remedio para dar solucin a las diferentes crisis energticas acontecidas en los ltimos aos, as como a la incesante demanda energtica requerida por el pas53.

Argentina debe replantear su costoso programa nuclear54 en base a debates amplios e informados y consultas pblicas, en particular porque la nacin impulsa unilateralmente la consolidacin del primer parque de reactores nucleares de Amrica Latina en Lima (provincia de Buenos Aires), en momentos en que Fukushima mostr, dramticamente, lo peligroso que resulta concentrar en una misma localidad varios reactores nucleares ubicados adems a una distancia cercana de grandes centros poblados. Asimismo, en el (hasta ahora secreto) Plan Energtico Nacional 2030, que adems evidencia una carencia total de participacin ciudadana, se ubicara a la energa nuclear con un fuerte crecimiento y presencia en la matriz energtica en los prximos 20 aos.

Desde FARN consideramos que es fundamental abrir el anlisis y la participacin ciudadana a fin de rediscutir la pertinencia del programa y la poltica nuclear nacional, generar un sistema de revisin de los sistemas de seguridad de los reactores de las centrales, fomentar y promover la eficiencia energtica y una mayor insercin de las energas renovables.

Con la ley de fomento y promocin de energas renovables55, se espera alcanzar para el ao 2016, la meta de que el 8% del consumo elctrico nacional sea provisto por energas renovables. Actualmente este porcentaje tan solo alcanza el 3%.

Observando las tasas de insercin requeridas para las energas renovables, se puede mencionar que la ley 26.190 plasmada en el escenario energtico impone una importante exigencia en cuanto a los plazos para implementar las energas renovables e implica desarrollar prcticamente la totalidad de los proyectos elicos en cartera, adems de una importante cantidad de generacin proveniente de ingenios azucareros y la totalidad de los proyectos hidroelctricos de menos de 30MW en un lapso de ocho aos56. Esta perspectiva parece de muy difcil cumplimiento en relacin a los plazos sin la implementacin urgente de medidas adicionales de promocin para las energas renovables.

Tambin se observa el escenario de disparidad que an presentan las energas renovables en nuestro pas frente a las fuentes tradicionales.

Por ejemplo en diciembre de 2010 se inaugur en San Juan una central solar que produce 20 megavatios. Si bien estas centrales cuestan hasta un 600 % ms que una central trmica, luego producen energa a costos mnimos.

Tomando en cuenta la importancia de avanzar hacia una transicin energtica se debe garantizar una estrategia nacional a largo plazo que asegure que se respetar y dar continuidad a las metas y acciones relativas a la transicin energtica. El desarrollo de la generacin renovable es an marginal, y en base al anlisis de los documentos consultados, se puede concluir en forma preliminar que el objetivo establecido por la Ley 26.190 (generacin del 8% por energas renovables) ser de difcil cumplimiento sin la implementacin urgente de polticas, instrumentos y acciones de promocin especficas, principalmente orientadas al desarrollo de proyectos de energa elica, generacin a partir de bagazo, minihidrulica, y centrales trmicas en base a residuos de biomasa, determinados por la nueva ley.

Para apoyar la penetracin de las renovables, tambin deben darse una serie de condiciones indispensables. Por una parte resulta necesario un mayor compromiso estatal con la formulacin de polticas y programas que integren a las energas renovables y que las mismas sean sostenibles en el tiempo. Tambin resulta importante visualizar y demostrar los beneficios
que presentan los distintos proyectos de energas renovables, de manera que la sociedad se familiarice con ellos y sea capaz de valorar sus beneficios y de esta manera tener conocimiento que existen otras alternativas a la matriz actual. Este punto es clave ya que existe el preconcepto de que los proyectos de energas renovables son factibles a escala muy pequea o de muy difcil aplicacin en zonas urbanas. En ese lnea se deben establecer esquemas de financiamiento alternativos ms all de los incentivos que prev la ley, de manera tal que en casos de incertidumbre financiera, se cuente con un respaldo de financiamiento que garantice la efectividad de los instrumentos.

Finalmente, es que en este contexto cobra importancia la necesidad de exigir al gobierno que abra la discusin del Plan Energtico a mecanismos genuinos de participacin ciudadana en los cuales desde los distintos mbitos, sectores y grupos vulnerables pueda ejercerse el acceso a la informacin y a la participacin para el logro de un Plan Energtico Sustentable y por ende de una matriz energtica limpia.


Referencias

29 B rasil cuenta actualmente con dos centrales nucleares (Angra I y II) y actualmente esta avanzando en la construccin de Angra III. La energa nuclear generada en territorio brasileo equivale al 3,1% del suministro http://www.mme.gov.br/mme
30 La Central Nuclear Laguna Verde, ubicada en Punta Limn, Veracruz, es la nica central nuclear de Mxico y cuenta con 2 unidades generadoras de 682.5 MW elctricos cada una. Estn ubicadas sobre la costa del Golfo de Mxico, a 70 km de la Ciudad de Veracruz y generan el 4% del suministro elctrico del pas. http://www.clubplaneta.com.mx/la_energia_nuclear.htm
31 Chile es uno de los pases con mayor riesgo ssmico en el mundo, sin embargo esto no ha sido obstculo para que la administracin actual encabezada por Sebastian Pyera, haya decidido avanzar en un plan de generacin de electricidad en base a centrales nucleares. Chile dispone ya de dos pequeos reactores experimentales, situados en La Reina (Santiago) y Lo Aguirre (Valparaso), donde se producen istopos de uso mdico y para investigacin. http://www. elmundo.es/america/2011/03/15/noticias/1300201918.html y http://www.cne.cl/cnewww/ opencms/
32 Estados Unidos es el pas que ms centrales tiene operativas, con un total de 104. Sin embargo no es el pas que ms depende de ella sino Francia, cuyos 58 reactores generaron el 76,2% de la energa que consumi en 2010.
33 El ltimo informe de Nicolas Stern reconocido especialista en cambio climtico advirti cuatro aos atrs que era imperioso modificar las fuentes energticas hacia matrices ms limpias y ecolgicas. Llevar a la prctica esta propuesta costara un 0,7 por ciento del PIB mundial y este es un dato no menor, al momento de considerar las trabas y barreras que se justifican para no avanzar en las renovables. http://webarchive.nationalarchives.gov.uk/+/http://www.hm-treasury. gov.uk/independent_reviews/stern_review_economics_climate_change/stern_review_report.cfm
34 La propia Agencia internacional de Energa afirma que la eficiencia energtica se presenta como una rentable herramienta de gran alcance para lograr un futuro energtico sostenible. Las mejoras en la eficiencia energtica puede reducir la necesidad de inversin en infraestructura energtica, reducir los costos de combustible, aumentar la competitividad y mejorar el bienestar de los consumidores. La seguridad energtica tambin pueden beneficiarse de una mayor eficiencia al reducir la dependencia de los combustibles fsiles importados. http://www.iea.org 35 A partir de enero de 2011, Argentina forma parte del International Framework for Nuclear Energy Cooperation (IFNEC) organismo del cual nuestro pas participaba como observador. IFNEC es un foro multilateral que promueve la utilizacin de energa nuclear con fines pacficos.
36 A fines de 1949 comenzaron a construirse instalaciones para investigacin en la isla Huemul, del Lago Nahuel Huapi, bajo la direccin de