Ud. está en: Contenidos > Seguridad Industrial> Riesgos de Incendio> Detectores de Humo. Parte 3

Detectores de Humo. Parte 3

Fecha de Publicación: 30/11/2006

Si la temperatura en el techo supera los 37,8 C (100 F) asegurarse que el detector est homologado para temperaturas superiores. Hoy da hay modelos con un campo de temperaturas muy amplio.

No deberan instalarse en zonas que puedan causar falsas alarmas.

Estabilidad: Controlarlos al menos tres meses antes de su conexin definitiva al sistema de alarma para desechar ciertas localizaciones que dan falsas alarmas.

Espaciado: Variable segn modelos. Pueden hacerse ensayos. Las normas espaolas (Norma Bsica de la Edificacin, Proyecto de Norma UNE 23008/1, Regla tcnica para las instalaciones de deteccin automtica de incendios de CEPREVEN y Norma Tecnolgica de la Edificacin) indican los requisitos sobre este punto.

Los detectores instalados en los conductos de retorno de la ventilacin o aire acondicionado no reciben suficiente densidad de partculas de humo, debido al efecto de dilucin que se origina al aspirar aire de distintas dependencias. Es por lo que solo sirven y con limitaciones como detectores de incendio en los propios conductos de aireacin, pero no en otras zonas abiertas.

Evitar instalarlos en zonas con barreras de calor, bajndolos por debajo de esa barrera. Hay tablas y grficos en la bibliografa que nos dan la distancia para contrarrestar este efecto.

Si existe sistema de ventilacin o aire acondicionado colocarlos junto al registro de retorno o salida.

Se recomienda el montaje de los detectores una vez el local o edificio funciona con todas sus instalaciones.

Existen Tablas que dan la distancia de espaciado de los detectores para alturas de techos y fuegos determinados. Informacin que se suele suministrar por los fabricantes.

Los detectores de humos pueden emplearse hasta una velocidad del aire de 5 m/s salvo que el certificado de aprobacin indique un valor mayor.

Evitar su instalacin en lugares sometidos a vibraciones.

El efecto de la humedad limitar su instalacin en caso de formarse condensaciones.

El humo, el polvo o los aerosoles similares producidos por ciertas actividades pueden provocar alarmas intempestivas si se instalan detectores de humos. En estos casos debern instalarse detectores trmicos.

El empleo de detectores de humo en locales con una altura superior a 12 metros deber justificarse adecuadamente. Pueden emplearse en locales de gran altura combinados con detectores de llamas.

En cuanto a la localizacin prevalece lo indicado en la Norma Bsica de la Edificacin (Art. 4.2 apartado 4.2.1) que se complementa con lo recomendado en el Proyecto de Norma UNE 23-008/1 y la Regla tcnica para las instalaciones de deteccin automtica de incendios de CEPREVEN.

A ttulo comparativo puede consultarse la Normativa norteamericana NFPA-72E-1 982 que puede servir de apoyo complementario para algunos aspectos de la normativa anterior.

En general se recomienda un detector cada 60 m2. Hay factores correctores segn la altura de techo. A mayor altura deberan instalarse menos detectores por efecto del cono de humo.

Un factor influyente es tambin el nmero de renovaciones de aire del local.

Los detalles en cuanto a densidad e implantacin de los detectores automticos de incendio puntuales vienen en el apartado 3.4 del citado Proyecto de Norma UNE 23-008/1. En l se especifica la instalacin segn los tipos de techos, corrientes de aire por instalaciones de climatizacin y su distribucin.

En habitaciones, edificios, etc. en que exista una ventilacin forzada, los detectores no se debern colocar en las zonas en que el aire de los difusores pueda diluir el humo antes de que llegue al detector. Los detectores se colocarn de forma que les llegue la corriente de aire que va hacia las aberturas de retorno. Esto puede requerir detectores adicionales, ya que colocando detectores solo cerca de las aberturas de retorno de aire, puede dejar el resto de la zona con proteccin inadecuada cuando se cierra el sistema de aire. Se debe consultar a los fabricantes de los detectores.

En las zonas por encima de los techos que estn diseadas como retornos comunes para los sistemas de calefaccin, ventilacin y aire acondicionado, el aire que circula por ellas va a mayor velocidad que el de la habitacin inferior. Por esta razn se reducir la separacn entre detectores.

Los detectores situados en las zonas empleadas para conducir el aire ambiental no se emplearn como sustitutos para proteger unas zonas abiertas porque:

El humo de un incendio puede que no penetre en la zona cuando el sistema de ventilacin se pare.

El detector ser menos sensible ante una situacin de incendio en la habitacin origen del incendio, debido a la dilucin con aire limpio.

La seleccin e instalacin de detectores de humo tendr en consideracin las caractersticas de diseo del detector y las zonas en que se van a instalar, de forma que se eviten falsas alarmas o el no funcionamiento despus de su instalacin.

Los detectores del tipo de haz de rayos proyectado se debern sujetar firmemente sobre superficies estables para evitar un funcionamiento falso o errtico debido a movimiento. El haz de rayos ser diseado de forma que pequeos movimientos angulares no afecten al funcionamiento normal con humo y que no causen falsas alarmas. Normalmente se deber tolerar un movimiento de 1/4 de grado, equivalente a 1/2 grado de ngulo circular incluyendo ambos sentidos. Este tipo de detectores no accionan la alarma (pero s una seal de avera) cuando el camino del haz de rayos de luz queda interrumpido u obscurecido, por lo que ese camino se debe mantener siempre libre de obstculos opacos.

Los detectores de humo que lleven un sensor de temperatura fija integrado se seleccionarn en funcin de la temperatura mxima que pueda alcanzarse en el techo. El fabricante debe indicar el apropiado para cada temperatura, el cual es recomendable lleve un cdigo de colores en funcin de las temperaturas esperadas.

Los detectores de humo no se debern instalar en zonas donde la temperatura ambiente normal pueda llegar a sobrepasar los 38 C o bajar de 0 C a menos que hayan sido homologados para instalacin a temperaturas superiores o inferiores.

En la instalacin se tendr en cuenta las fuentes normales que puedan producir humo, tales como procesos de fabricacin, de forma que se puedan evitar posibles falsas alarmas.

En almacenamientos con estanteras altas ser necesario considerar la instalacin de detectores en varios niveles de las estanteras para asegurar una respuesta rpida en caso de incendio.

Si estos detectores accionan un sistema de extincin se recomienda el seguimiento de la norma NFPA 231 Standard for Rack Storage of Materials (Norma para almacenamiento de materiales en estanteras).

La Regla Tcnica de CEPREVEN (apartado 3.9) considera los almacenamientos en estanteras con altura superior a 10 m., indicando las recomendaciones pertinentes.

La instalacin de detectores se deber probar en su lugar de operacin, segn las instrucciones del fabricante.

Se deber determinar la sensibilidad de los detectores y en caso de estar fuera del campo homologado se reemplazarn. Si el detector es regulable, se ajustar a la sensibilidad aceptada o se cambiar por otro.

La Regla Tcnica de CEPREVEN dispone en el apartado 5.2 las recomendaciones referentes a estos puntos.

Todos los detectores de humos se debern probar al menos una vez al semestre.

Las recomendaciones de CEPREVEN sobre las verificaciones peridicas de las instalaciones estn en el apartado 5.3. de la citada Regla Tcnica.

Los detectores necesitan una limpieza peridica para quitar el polvo y suciedad acumulada. La frecuencia de esta operacin depender del tipo de detector y de las condiciones ambientales del local. Para cada tipo de detector, la limpieza, verificacin, funcionamiento y ajuste de la sensibilidad se deber hacer slo despus de consultar las instrucciones del fabricante. Normalmente la sensibilidad debe ajustarse en laboratorio.

Este aspecto se trata en los apartados 6.1 de la Regla Tcnica para las Instalaciones de Deteccin Automtica de Incendios de CEPREVEN y en el apartado de Mantenimiento, de la Norma Tecnolgica de la Edificacin.

Todos los detectores sern puestos en condiciones de servicio lo antes posible despus de cada prueba o alarma y se mantendrn en condiciones normales de funcionamiento.

Los detectores que requieran rearme o reposicin se debern rearmar o reponer, lo antes posible despus de cada prueba o alarma. Todos los detectores que han estado expuestos a un incendio se debern probar.

Bibliografa

1) N. F.P.A.
Manual de proteccin contra incendios.
Madrid, Editorial MAPFRE, 1978,